Los ambos de diseño que cambiaron la forma de vestir de los profesionales de la salud.


Allá por octubre del 2009 y luego de uno de los tantos congresos de odontología por los que recorrió el país, el dentista Joile Álvarez Castro regresó un tanto molesto a su departamento. Una sensación recurrente lo inquietaba e incomodaba hace unos meses, quizás un año: si bien estaba conforme con su crecimiento como profesional, necesitaba encontrar un nuevo camino.

Fue en marzo de 2009 cuando se reunió con Sebastián Prado, su amigo de la infancia, a tomar un café en el bar de la esquina como todos los miércoles. Ese día “Cheche” (Sebastián), percibió las ansias de cambio Joile y propuso: “¿hacemos algo distinto?”. Esa pregunta fue el disparador para lo que se vendría.

Ese día se gestó el nacimiento oh! wear, la empresa de ambos de diseño líder en Argentina que en este 2020 cumple 11 años y continúa marcando tendencia en el rubro de uniformes para profesionales de la salud.

El gran diferencial de los ambos de oh! es la fusión entre la moda y el ámbito de la salud, cuyo resultado son estilos de uniformes  llamativos, telas más cómodas, diferentes estampados y una nueva paleta de colores. Como si fuera poco, en los últimos años la marca incorporó accesorios como calzado, cofias, bolsos, anteojos de protección y carteras con el objetivo de continuar ampliando su línea de productos y ofreciendo nuevas experiencias.

Sebastián Prado es Licenciado en Comunicación Social y tiene experiencia en el rubro emprendedor, ya que además es dueño de WeGolf, agencia de turismo líder en golf. Joile Álvarez Castro, de 42 años, es odontólogo y atiende su consultorio privado. Ambos coinciden en que para llegar a la cima, el trabajo de equipo es fundamental: “El secreto del éxito se basa en el equipo de trabajo y en haber detectado una necesidad en el mercado para crear ambos más cómodos y estéticamente lindos”.

Historia

La primera oficina de la empresa fue una habitación ubicada en un departamento que Prado compartía con su hermano. Eran tres, ya que a los dos socios se sumó su primer empleado Nicolás Brañas, quien hoy es el gerente operativo y de recursos humanos. La locación era funcional en varios aspectos ya que combinaba un showroom con un estudio de arquitectura, obras de arte y un perro braco alemán, anfitrión ideal para los clientes por la alegría con los que los recibía.

Dentro de los hitos más relevantes de oh! cabe destacar el haber descubierto distintas variedades de telas como el SPANDEX. “Cuando contactamos al proveedor nos miró con cara de desconcierto y hoy es una tela que el resto de las marcas han empezado a usar, inclusive las más tradicionales”, cuenta Alvarez Castro. Actualmente confeccionan su propio SPANDEX, dando lugar a ediciones limitadas y productos exclusivos.

Luego vinieron la apertura de los locales. El más icónico y que marcó territorio dentro de la industria fue la tienda ubicada a una cuadra de la Facultad de Medicina y de la Facultad de Odontología de Buenos Aires, cuyo tamaño y diseño eran inéditos para nuestro país hasta ese momento. En 2015 llegó la tienda online, lo cual afianzó el posicionamiento de la empresa y reforzó los canales de ventas.

Contexto actual

El 2020 marcado por la pandemia mundial no fue un año fácil para las empresas nacionales y oh! wear no fue la excepción.

El desafío desde sus inicios y más aún en crisis siempre fue encontrar telas alternativas a las tradicionales, y en cuanto a confección, encontrar talleres que estén a la altura de los estándares de calidad de la marca.

Este año fue de mucho aprendizaje y a pesar de todas las complicaciones la empresa pudo salir adelante. “De todo se aprende: el Covid-19 nos sirvió para redefinir prácticas, rever procesos y actualizar formas de trabajo”, comenta Prado.