Conmovedor video-documental homenaje a un ex integrante de la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires de 91 años que, desde su Galicia natal, se reencuentra con sus compañeros de la banda y vuelven a tocar juntos a la distancia.


El Ministerio de Cultura a través de la Dirección General de Música presenta “Balcón Transatlántico. Homenaje a Rogelio Bello”. Se trata de un video-documental producido por la Dirección General de Música, que rescata la intención de este exintegrante de la Banda Sinfónica de Buenos Aires de 91 años, que decide salir a su balcón para volver a tocar el saxo en apoyo al personal esencial de su pueblo que trabaja durante la pandemia, este video es visto por integrantes de la Banda Sinfónica y comienza a gestarse el reencuentro. 

Balcón transatlántico puede verse en:

You Tube:   https://www.youtube.com/watch?v=qurjEQE2Mfo&t=918s

Instagram:  https://www.instagram.com/tv/CG0Nc_KgvDY/?utm_source=ig_web_copy_link

En “Balcón transatlántico” varios de los músicos de nuestra Banda Sinfónica tocan en conjunto, gracias a la ayuda de la tecnología, con el mismísimo Rogelio. Para eso, el solista Omar Sosa realizó arreglos de dos temas emblemáticos de ambas patrias: “Mi Buenos Aires querido” y “Que viva España”, que ahora pueden oírse tocados al mismo tiempo de uno y otro lado del Atlántico.

Rogelio Bello es un saxofonista gallego que tiene actualmente 91 años. Emigrado en su juventud a la Argentina, durante cuatro décadas fue solista de la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires. Vuelto a España, nada volvió a saberse acerca de él en estas orillas, hasta que un informe de la televisión gallega lo grabó en un balcón de su pueblo tocando su instrumento en plena pandemia.

Sus ex compañeros de la Banda Sinfónica lo reconocieron y desde allí, el equipo de la Dirección General de Música de la Ciudad comenzó a producir un video con el fin de reconstruir esa historia perdida. Juan Manuel Beati, a cargo de la Dirección General, logró entrevistar a Rogelio en un conmovedor diálogo donde quedó en evidencia cuánto necesitamos a nuestros mayores, especialmente en momentos en los que como nunca debemos cuidarlos.

La producción plantea un homenaje a todos los gallegos que han venido a la Argentina, tanto los que permanecieron en nuestra tierra como los que han vuelto a su solar natal, aun cuando es felizmente inevitable la alusión a todos los inmigrantes que llegaron y llegan a nuestro país, generosa patria que nunca hizo acepción de personas cuando se trató de encontrar un hogar en el que arraigar. También es un homenaje a nuestros mayores, sus luchas y desvelos, su incesante vocación de trabajo y la sabiduría que es fruto de su experiencia de vida, quedan simbolizadas en Rogelio, este artista que rompió el silencio para cruzar de nuevo el océano.