Gracias al éxito de la serie Gambito de dama y al carisma de los grandes maestros en las transmisiones por Twitch, este juego ancestral tomó impulso y se convirtió en el nuevo e impensado furor del streaming, visibilizando, también, algunas cuestiones de género relegadas.


Si hace unos meses te decían que el ajedrez iba a convertirse en una sensación tanto del streaming como de las transmisiones en vivo por Twitch, seguramente no lo hubieras creído. Lo cierto es que gracias a la miniserie Gambito de dama, protagonizada por Anya Taylor-Joy, pero también a lo que jugadores como Hikaru Nakamura están haciendo en la plataforma nativa para gamers que hoy se ha expandido a otras áreas, un nuevo furor se ha desatado, acercando a más gente al juego.

Ajedrez, ¿pasión de multitudes?

Una confluencia de factores ha hecho que la plataforma Twitch se valorizara en los últimos dos años, pero sin duda la pandemia y la disponibilidad de tiempo en el hogar apuntalaron ese crecimiento, aprovechando grandes masas de jóvenes en sus casas conectados con la plataforma y buscando otros programas para ver. “¿Puede uno de los juegos más viejos y más cerebrales realmente reinventarse como pasatiempo lo suficientemente entretenido como para captar la atención de las masas en Twitch?”, se preguntaba el diario The New York Times hace unos meses.

La respuesta afirmativa parece condensarse a la perfección en la figura de Nakamura, un gran maestro internacional de ajedrez estadounidense con cinco campeonatos bajo el brazo, que hoy es una estrella gracias a la combinación ideal entre genio y carisma y su canal GMHikaru, con más de 593 mil seguidores. Si bien Nakamura transmite desde 2018, le llevó un tiempo consolidarse como el exitoso streamerque es hoy, cautivando a las audiencias con charlas y comentarios en vivo mientras destruye a sus oponentes en unas pocas jugadas. Nakamura logró otro hito al sumarse a uno de los mejores equipos de e-sports del mundo (jugadores profesionales de videojuegos), nada más y nada menos que como ajedrecista y con un contrato de seis cifras, incluyendo derechos por merchandising y publicidad, al igual que un deportista tradicional. Según los especialistas, este es un acuerdo poco común para un ajedrecista, si bien a partir de esto, varios equipos internacionales están imitando la jugada del Team SoloMid y contratando jugadores profesionales de ajedrez.

Algunas cifras para poner en contexto este boom incipiente revelan que de marzo a agosto se vieron unas 41,2 millones de horas de ajedrez en Twitch, cuatro veces más que en los seis meses previos, de acuerdo con el grupo SullyGnome. Asimismo, en junio uno de los torneos de ajedrez, el PogChamps, fue retransmitido por Twitch logrando que unas 63 mil personas se conectaran en simultáneo para verlo. Pero incluso podés hacer la prueba vos: si te conectás un día común al canal de Nakamura o de otros top players que también streameen, podés encontrarte un promedio de 25 mil personas conectadas en simultáneo viendo una partida.

Algunas cifras para poner en contexto este boom incipiente revelan que de marzo a agosto se vieron unas 41,2 millones de horas de ajedrez en Twitch.

En TV, ellas también

El despliegue actoral de Anya Taylor-Joy, sumado al buen guion del show creado por Scott Frank y Allan Scott basado en el libro homónimo, también ha sido otro gran aliciente para atraer público hacia el juego. Pero esta vez, mujeres, ya que la serie está siendo utilizada para hablar sobre temas de género y el sexismo en el ambiente del ajedrez profesional. Numerosas jugadoras, como Judit Polgár, la húngara que venció a Garri Kaspárov en 2002, han salido a hablar públicamente afirmando lo verosímil del material en cuando al trato de los hombres hacia las mujeres.

Otras figuras, como Anastasiya Karlovich, maestra y encargada de prensa de la World Chess Federation, afirman que la serie ha ayudado a que se tome más seriamente a las mujeres y que los padres de los estudiantes de ajedrez miren a las docentes femeninas distinto.

Pero tanto hombres como mujeres coinciden en algo: el género no determina el talento, ni unos están naturalmente más dotados que otros para jugarlo. Todo se reduce a las expectativas y sesgos culturales. Por eso se trata de fomentar el juego y el entrenamiento a edades tempranas para las niñas, ya que son ellas las que suelen ser minoría.

Tanto hombres como mujeres coinciden en algo: el género no determina el talento, ni unos están naturalmente más dotados que otros para jugarlo. Todo se reduce a las expectativas y sesgos culturales.

Rápido y furioso

Uno de los momentos más entretenidos de Gambito de dama es precisamente cuando la protagonista se bate a duelo con compañeros en lo que se conoce como “blitz chess” o “ajedrez rápido”, que consiste en un juego vertiginoso y mucho más emocionante que el ajedrez clásico, ya que a cada jugador se le da menos tiempo para considerar sus movimientos de lo que permiten los controles normales de tiempo en torneos. En este sentido, lo que normalmente puede durar horas (algunas partidas tradicionales duran hasta cinco horas), se resuelve en una partida de blitz en mucho menos tiempo.

No sólo constituye un desafío mayor para los jugadores, también resulta en un entretenimiento mucho más vistoso para el espectador, ya que las estrategias suelen ser más agresivas con el objetivo de ganar rápido. Esto es algo que la plataforma ha sabido aprovechar, ya que todos los partidos que Nakamura transmite son de blitz.

¿Cuál es la fórmula que hace que este tipo de transmisiones hayan ganado tanta popularidad y demanda en el último año? Básicamente, el ajedrez en un juego que atrae tanto a audiencias gamers como más masivas, ya seas pro, aficionado al juego o que alguna vez hayas jugado y te intrigue ver una partida profesional. El entusiasmo despertado por canales como el de Nakamura y series como Gambito de dama ha hecho que mucha gente se ponga a estudiar de nuevo o retome el hábito de jugar que tenían de chicos. Otro gran enganche es, por supuesto, el carisma del streamer, que en este caso tiene que hablar con el público, tener humor, ser didáctico y atraer a una audiencia más amplia que tal vez no tiene tanta idea del deporte pero sí curiosidad.

“Más que nada, es la habilidad de jugar ajedrez a un nivel extremadamente alto y ganar, mientras parece que no estoy enfocado en el juego porque estoy charlando con vos”, explica Nakamura cuando se le pregunta por su principal atractivo como anfitrión. Él mismo suele jugar unas veinte partidas en simultáneo, al igual que Beth en la miniserie. “Como jugador de blitz debo de ser el mejor o el segundo mejor jugador de la historia, al menos online”, declara con naturalidad este gran maestro hoy devenido en estrella de los e-sports, con cameos en programas de TV (apareció en Billions), quien vaticina que el ajedrez online tiene un brillante futuro por delante. Jaque mate.