El relojero suizo eleva al reloj Carrera a un nivel de lujo y elegancia sin precedentes, el cronógrafo original de carreras automovilísticas, que logra el equilibrio perfecto entre la tecnología avanzada y una elegancia inigualable.


Este año, con motivo de la celebración del 160° aniversario de la marca, TAG Heuer da la bienvenida a una nueva colección: esta vez, su icónico cronógrafo Carrera luce un elegante diseño que evoca los modelos históricos de TAG Heuer otorgándole un toque moderno. Inmortalizado en cuatro modelos, se caracterizan por su elegancia y por su diseño contemporáneo y refinado, inspirados en aquel estilo que convirtió al TAG Heuer Carrera en un reloj icónico.

Elegancia contemporánea inspirada en el modelo TAG Heuer Carrera original

La sofisticación de esta reinterpretación del modelo TAG Heuer Carrera radica en su estilizado bisel de acero inoxidable, diseñado sin escala taquimétrica con el fin de conservar la estética general del inolvidable reloj TAG Heuer Carrera con esfera plateada, lanzado por primera vez en 1963. Este impresionante modelo de 42 mm conserva la funcionalidad del cronógrafo mediante dos pulsadores y subesferas. Disponible en color opalina negra y en azul, antracita o plateado con cepillado y acabado rayo de sol, la esfera cuenta con subesferas con efecto «azurage» a las 3 y a las 9 y un pequeño segundero continuo a las 6, encima de una discreta ventanilla de fecha. En el interior de este atemporal modelo, late el movimiento de manufactura propia de la marca de relojería suiza de lujo, el Calibre Heuer 02.

Los modelos con esferas negras y azules cuentan con un elegante brazalete de acero inoxidable con forma de H. Los ángulos de los eslabones interiores y exteriores están redondeados para conferir un aspecto más fluido al brazalete, que también es más fino para una mayor comodidad. La versión bicolor con esfera plateada y agujas chapadas en oro rosa, y el modelo con esfera color antracita intenso, van acompañados de una bonita correa de piel de cocodrilo marrón. El fondo de la caja, de zafiro y atornillado, permite contemplar en el interior el innovador movimiento de manufactura propia, un fascinante detalle ahora aún más exclusivo gracias a su masa oscilante en color oro rosa.

Rendimiento excepcional gracias al movimiento de manufactura propia Calibre Heuer 02

En la línea TAG Heuer Carrera siempre se ha utilizado la tecnología relojera más avanzada desarrollada por la relojería suiza de lujo. Los nuevos modelos rediseñados están impulsados por el movimiento Calibre Heuer 02, visible a través del fondo de caja transparente. Se trata de una sofisticada innovación, fruto de un desarrollo interno llevado a cabo 100 % en el taller de TAG Heuer en Chevenez, Suiza. El conjunto está formado por 168 componentes, entre ellos una rueda de pilares y un embrague vertical –ambas señales de mejora de la capacidad de cronometraje del modelo y la alta calidad de la manufactura propia–, y cuenta con una impresionante reserva de marcha de 80 horas.

Una historia de elegancia inequívoca

Jack Heuer, antiguo CEO de TAG Heuer, se dedicó en profundidad al estudio del diseño industrial, el cual influenció enormemente el ADN de su colección más preciada y se ha visto reflejado en el diseño y la fabricación de todos los modelos TAG Heuer Carrera desde 1963. Con estas nuevas reinterpretaciones, el diseño elegante y fluido que despertó el interés de Jack Heuer hace varias décadas está ahora más presente que nunca. La tridimensionalidad de la esfera original con sus tres subesferas permitía una legibilidad a golpe de vista y fue un diseño verdaderamente pionero en aquel entonces, que ahora se ve reflejado en estos innovadores relojes insignia. Otros detalles, como los índices aplicados que contornean el ángulo del realce y atraen la mirada del usuario a la hora, reflejan otra área que ha inspirado el modelo TAG Heuer Carrera, un campo en el que es fundamental, por supuesto, la legibilidad excelente: el mundo del automovilismo.

Pese a haber nacido en el circuito de carreras, los nuevos relojes TAG Heuer Carrera emanan pura elegancia e, igualmente, llaman la atención en eventos formales de noche: son perfectos para cualquier ocasión. Además de homenajear las aclamadas raíces de la colección, también demuestran el saber hacer de la marca de relojería suiza de lujo, a la hora de combinar de manera impecable la sofisticación en el diseño y los últimos avances en relojería.