Festejar, de eso se trata. Porque pese a que flotamos en un tiempo que nunca imaginamos, hay celebraciones que no se pueden dejar de lado. Entonces aparecen nuevas formas y colores para vestir las alegrías que ahora se comparten de otra manera. Y si el juego más cálido de la niñez se combina con la sofisticación de los detalles, el resultado vuelve a cada uno de esos momentos especiales tan encantador como divertido. Así, los globos se convirtieron en una de las opciones más buscadas para ambientar y sorprender.    

La novedad apareció con los números como postales de los cumpleaños y desde ese punto de partida el universo de aire y helio no paró de expandirse. Bouquets, guirnaldas, esferas orbz, bubbles con tásel, arcos y mucho más en una interminable paleta de colores es lo que germina desde Estudio Globlos. El emprendimiento que hace realidad la fantasía lo llevan adelante Cielo Carasatorre, organizadora de eventos, y Bárbara Galarza, ambientadora. En la oficina que montaron en Banfield crean, agendan pedidos, reciben proveedores, diagraman entregas y disfrutan lo que hacen. “El trato siempre es individual, porque cada circunstancia es particular. No hay dos personas iguales, por eso tampoco hay clientes que lo sean. Desde que arrancamos decidimos no armar combos, kits, ni packs, sino que todos los trabajos son personalizados”, explican.    

Se conocieron en un workshop organizado por Mitiko Producciones, la empresa de eventos fundada por Cielo que se especializa en bodas. Bárbara era parte del auditorio de aquella reunión y poco después apostaron por asociaciarse en el emprendimiento. Las primeras dudas quedaron archivas con la convicción de ir para adelante y rediseñar un proyecto que las expresase en la impronta de la combinación entre ambas. Así fue como Estudio Globos tomó vuelo propio y forma parte de los servicios que ofrece Mitiko, en un impase obligado por las restricciones como resguardo ante la pandemia.  

“Nos atrajo lo que fuimos encontrando al investigar el mercado y ver lo que se hace en otros países, porque nos dio la pauta de que se trata de un espacio creativo casi ilimitado”, cuenta Bárbara. Y detalla: “Tantas posibilidades nos permiten que cada trabajo tenga una distinción. La colorimetría y el volumen de acuerdo al espacio para nostras son aspectos fundamentales”. Los detalles son lo más importante.   

Al comienzo se posicionaron para realizar grandes eventos a partir de la capacidad organizativa de Cielo y la visión para decorar de Bárbara. Pero frente a la suspensión de reuniones masivas determinada por el aislamiento sanitario no se quedaron quietas. El nuevo camino lo trazaron con globos de helio para festejos hogareños, y la demanda que fueron encontrando les permitió generar una nueva unidad de negocios. «Este tiempo nos obligó a trabajar desde nuestro estudio y enviar nuestros armados en vehículos autorizados. Los clientes nos mandan fotos de sus livings, parques o ambientes en los que quieren colocar los globos y desde ahí nosotros proponemos un proyecto y una idea», propone Cielo. Los instructivos con fotos y videos para la colocación completan la entrega para que todo quede como fue planeado.

Reversionar un clásico como los globos desde un perfil innovador y sofisticado implica un desafío. Cielo y Bárbara combinan así el aspecto comercial con el artístico. “No vendemos solamente un producto, sino que nos comprometemos con pasión y de la ambientación de un festejo que sabemos que es único”.  

Cuál es el motivo de la celebración, la edad del protagonista, qué gustos tiene y cómo es el espacio a transformar delimitan el enfoque. También hay temáticas específicas, que pueden girar alrededor de un personaje, un lugar o un interés determinado. La decoración en lugares cerrados no es la misma que al aire libre, como también se diferencian los proyectos de día y los nocturnos.  

Pero también reciben pedidos que las sorprenden: «Una mujer muy decidida nos contó por whatsapp qué era lo que quería, y eso incluía tres globos con la inscripción Adiós cuarentena. Al principio no sabíamos cómo interpretarlo, pero cuando le preguntamos, el motivo resultó ser que su marido cumplía 41 años. Conocer las historias atrás de cada festejo es la guía para generar los motivos adecuados”. El armado del proyecto lleva un tiempo que se acelera la fecha fijada, porque el armado final es el mismo día.

En un mercado que crece las dueñas de Estudio Globos se proyectan en grande: “Queremos ser la empresa más grande de arte con globos en Argentina, brindado una experiencia única, inspirada en cada uno de nuestros clientes”. Destacan la exclusividad de cada trabajo como un valor propio de su marca. El recorrido que llevan en los ámbitos de la organización y la ambientación aporta una experiencia diferencial.

Empezar un cumpleaños de una manera diferente, compartir un aniversario, recibir a un nuevo integrante en la familia, completar una etapa de estudio o sorprender a alguien en un día especial. De eso se trata, de seguir festejando. Con formas y colores.