Del 24 al 26 de septiembre se celebra una nueva edición –este año digital– del Buenos Aires International Fashion Film Festival, un evento que une la moda con el cine, el marketing y el mundo empresarial.


“Es imposible que midas las ventas de un producto con un fashion film: no vende cualidades directas, sino que, a través de historias, transmite el clima, los valores y la onda de las marcas”, explica Willmer Williams, director del Buenos Aires International Fashion Film Festival. Así las cosas, del 24 al 26 de septiembre se celebrará una nueva edición del Baifff, el único festival de fashion films de la Argentina y el primero de América latina.

En 2015, el Baifff se inspiró en la tendencia que resonaba con fuerza en Nueva York. “Yo venía de la Semana de la Moda de allá y escuchaba que en las calles y en todos lados se hablaba de fashion films”, continúa Williams. Salvo algunos antecedentes, por acá no tenían tanto calce: “Estaban los lookbooks y los videos de moda”. Así, Williams empezó a investigar y advirtió que había varios realizadores audiovisuales que manejaban el formato. Rápidamente, bastaron el trabajo del Baifff y el talento de los artistas domésticos para ordenar un poco el discurso.

En lo formal, los fashion films son cortos de cine o video que duran entre uno y quince minutos, donde las marcas lanzan un producto bajo un concepto innovador apoyándose en algunas nociones de marketing viral. Estas piezas publicitarias crearon un nuevo concepto visual en el mundo de la moda y se basan en una estrategia de comunicación que pendula entre un videoclip y un video publicitario. Se cuenta una historia, pero detrás hay una marca que construye sentido.

“La idea de un fashion film es que las personas se identifiquen con las historias y quieran compartirlas con sus amigos, al contrario de lo que pasa con las publicidades, que la gente se las quiere saltar”, sigue Williams. Después de un parate de dos años, el Baifff regresa en esta cuarta edición con la voluntad de avanzar en la promoción de los artistas de la moda y el diseño que priorizan un costado digital.

En épocas de pandemia, Williams quedó sorprendido con la migración de los grandes eventos hacia el mundo online y, asimismo, con las presentaciones de colecciones en formatos digitales. “Las Semanas de la Moda de Londres, París y Moscú adaptaron los desfiles al mundo de la animación en 3D”, explica, poniendo un poco de contexto. Por eso, esta edición del Baifff tendrá un fuerte enclave en la convergencia de los ceros y los unos con el universo de la moda. “Vamos a abrir un espacio de diálogo para entender qué es todo esto que está pasando en lo virtual”, refuerza Williams, que es director de fotografía y trabajó en campañas de publicidad para John Foos, Honda Motors, Peugeot, Citroën, L’ Oréal Paris y La Roche-Posay, entre otras marcas. “Siempre con un pie en el universo digital”, aclara.

Y, justamente, entre las opciones más originales se yergue la charla que darán especialistas del mundo virtual, como un diseñador de modelos digitales y una diseñadora de indumentaria digital. ¿Qué? “Uno crea celebridades e instagramers que son un éxito en las redes sociales y ya trabajan para marcas como Gucci y Adidas, y la otra inventa diseños que pueden montarse en avatares digitales.” ¿Cómo? “Ninguna de sus creaciones existen en el mundo real.” Desde ahí, entonces, se combustiona la fantasía futurista de la moda en su máxima expresión.

“Es imposible que midas las ventas de un producto con un fashion film: no vende cualidades directas, sino que, a través de historias, transmite el clima, los valores y la onda de las marcas.” (Willmer Williams)

A propósito de las ofertas más destacadas, se encuentra una curaduría de cortos de la plataforma Nowness, dedicada al lifestyle, el fashionismo y la gastronomía. También asoma una charla por Zoom con el galardonado director italiano Luca Finotti, que se convirtió en viral después de pegarla con sus campañas para Nike y su manifiesto para Versace.

Además, entre las muestras aparecen una del Fashion Film Festival Kyiv y una de Argentina Fashion Week, que estará presentando una selección de diseñadores locales. “De hecho, mi idea inicial con este festival era agradecerle a la Argentina por todas las posibilidades culturales y creativas que me dio”, dice Willmer Williams, que nació en Caracas, Venezuela, y se formó académicamente como publicista y director de cine, especializándose en fotografía.

La programación del Baifff será proyectada en vivo en YouTube y, según asegura su creador, “el gran reto será emular la experiencia de ediciones anteriores en el Auditorio de la Asociación de Amigos del Bellas Artes”. En tanto, después de un registro gratuito a través de baifff.tv, las personas podrán acceder al material streameado. Y durante las exhibiciones, los responsables de la curaduría estarán disponibles para chatear en directo.

Entre las actividades pagas se ofrecerá una master class de tres horas sobre storytelling y el arte de contar historias, que contará con la guía de un tutor especial de la prestigiosa New York Film Academy. En boca de Williams: “Hoy en día, el principal valor es contar historias, ya no importa el medio, el formato, ni la marca”.

La convocatoria para esta cuarta edición cerró el 30 de agosto y cosechó más de 350 trabajos, entre fashion films, clips, videos experimentales y contenidos cortos. Entretanto, unos 50 destacados participarán competitivamente de unas catorce categorías. “Este año hay unos trabajos nacionales increíbles. Los primeros tiempos fueron un poco más difíciles, y en esta edición quedé sorprendido por la calidad narrativa de las piezas. Están al nivel de los internacionales. La Argentina ha demostrado crecimiento y desarrollo del formato. Y las marcas han entendido la posibilidad y el uso real del fashion film”, amplía.

Por su parte, el jurado estará compuesto por la bloguera Marou Rivero, el estilista Nacho López Fagalde, la bailarina de ballet Melisa Garat (“la danza y el baile siempre están presentes en los fashion films”), la fotógrafa Sol Abadi, el director Hernán Corera, la programadora británica Shelley Jones, el artista estadounidense Erik Madigan Heck y la directora del Asvoff parisino, Diane Pernet (“la mamá del fashion film”), entre otras personalidades destacadas del mundo de la moda.

Para el 26 de septiembre se prevé una gala de premiación digital. Una especie de Zoom coral en el que estarán los participantes, los jurados y los invitados especiales. Y, después del anuncio de los ganadores y en sintonía con la vida en cuarentena, habrá una fiesta de cierre (también online) en la que tocarán DJ de Berlín, Ciudad de México y Buenos Aires. “Porque, ¿qué es un festival sin una fiesta de cierre, ¿no?”, bromea Williams, que sabe que la virtualidad está haciendo cada vez más grande a la nueva cosmogonía de la moda.