Hecho de 250 gramos de oro puro de 18 quilates, 3.600 diamantes y un peso total de unos 210 quilates.


La mascarilla más cara del mundo, con un precio de $ 1,500,000, ofrece el más alto nivel de filtración (N-99) y cumple con los estándares de salud más estrictos de la FDA y la Unión Europea.

Diseñada por Orna e Isaac Levy, propietarios y diseñadores de Yvel, la compañía israelí que con un estricto proceso de selección, contó con 25 artesanos para producir la pieza y entregar rápidamente la máscara a uno de sus clientes. El comprador es un multimillonario de Shanghai, cliente de la firma hace décadas. La máscara fue ordenada como un gesto simbólico de apoyo financiero a los 150 empleados de la empresa.

“La fecha límite para la entrega de la máscara está fijada para el 31 de diciembre”, comentó Orna Levy.