La nueva terapia que llegó a la Argentina para empoderar la conciencia.


Access Bars es una terapia que hace poco tiempo se dio a conocer en Sudamérica pero que es utilizada desde hace años en 170 países alrededor del mundo. El objetivo de este procedimiento es buscar que el paciente logre ser consciente y trabaje en distintas metas y objetivos. También se utiliza para tratar distintas patologías o simplemente para acercarse a la paz mental, ese sentimiento que nos muestra al mundo tal cual somos y desde ese plano poder aportar a la sociedad.

“Es fundamental que haya un balance físico y mental en el paciente, por ello es importante tratar el área emocional y aspecto físico de cada uno de ellos. Mi objetivo es lograr que la alimentación primaria (las emociones, costumbres, pensamientos y relaciones) tanto como la alimentación secundaria (nutrición celular compuesta por vitaminas y minerales) vayan de la mano”, explica Stephie Bacque, Health Coach y especialista en Access Bars.

Esta sanación se basa en liberar canales de energía para dejar fluir los pensamientos, sentimientos, creencias y emociones que se encuentran condicionados por nuestra conciencia. El propósito es crear una realidad diferente que ayude a los pacientes a  sentirse mejor con ellos mismos.

“Luego de algunas sesiones se puede sentir que la mente se desbloquea y crea la posibilidad de SER uno mismo, liberándose de su mente, todo comienza a fluir. Cuando nos hacemos preguntas condicionamos el resultado al responderlas; tenemos que dejar que fluya y usar esa energía que utilizamos pensando en una respuesta para contribuir con nuestro SER positivo siendo capaz de atraer todo lo que uno se propone sin limitaciones. Durante la sesión de Access Bars se trabaja el flujo de energía sobre 32 puntos de la cabeza donde se almacenan ideas, creencias, consideraciones y actitudes. Cada punto tiene un significado y está en espejo con su lado opuesto. Cuando un lado late más que otro lo podemos equilibrar durante la terapia para luego trabajar sobre el punto que se encuentra desbalanceado”, detalla Stephie Bacque.

Cada sesión dura 60 minutos y puede realizarse hasta dos veces por semana, dependiendo el tema a tratarse.  Para lograr acceder al las barras y obtener un balance ideal, se utilizan audios relajantes y aceites como aromaterapia para acelerar el proceso de calma y concentración del paciente.

Access Bars nos invita a redescubrirnos y vivir bajo el mantra: “Todo a mi vida llega con facilidad, gozo y gloria.“