Basada en una idea del ganador de Gael García Bernal y Kyzza Terrazas, la serie mexicana de thriller político tendrá su segunda temporada de ocho capítulos por Fox a partir del 17 de julio.


Debo confesar que cuando tomé el riesgo de sumergirme en el mundo de esta serie, creada por Gabriel Garcia Bernal y producida por Fox; sin recomendación alguna, no tenia mucha idea de qué podía esperar de ella. Y la sorpresa fue grande. Después de verla y consultar datos me enteré, por ejemplo, que tuvo el honor de ser elegida entre todas las series de América Latina para formar parte de la selección oficial del Primer Festival de Cannes de series.

Bernal aportó la arriesgada idea de contar una historia que sondea los vericuetos criminales con que se maneja la clase política de un México que se parece muchísimo al México de la última década y, en fin, a la triste y sucia historia política de casi toda (o toda) Latinoamerica.

La narración se desarrolla en clave policial, lo cual aporta nervio y curiosidad, y comienza con el asesinato de un juez que está a punto de revelar un escándalo que involucra a los más altos estamentos del poder. Los dos protagonistas -jóvenes, como joven es la mirada de la serie sobre la oscuridad de los manejos ilimitados y generalmente ilícitos del poder político- son a la vez antagonistas y complementarios. El joven rico, hijo de este juez e hijastro de quien pelea con garra y sin escrúpulos por la próxima Presidencia; y el chofer nacido en los suburbios pero con una inteligencia práctica y un olfato que sólo pueden proporcionar los vaivenes de una vida de outsider. Que ellos estén encarnados por Alfonso Dosal y Tenoch Huerta Mejía respectivamente, es un enorme acierto de casting.

El conflicto se centra en los vericuetos que podrían vincular la muerte de ese juez con la construcción billonaria y corrupta de un aeropuerto internacional que desatará una oleada de violencia entre candidatos partidarios, congresistas, capomafias y pobladores de esos terrenos de precaria condición.

La realización de la serie es inmejorable, el guión de una actualidad que da escalofríos, la dirección de actores exacta. Para después de esta pandemia está listo el lanzamiento de la segunda parte.

Puede y debe verse por Fox+, es una master class del deterioro de las sociedades latinoamericanas.