Sabine Pigalle · EL ARTE EN CRISIS

La realizadora visual francesa, que combina la pintura con la fotografía, sorprendió al mundo a través de sus redes por el trabajo “My Corona Diary (from Instagram)”, una serie de retratos clásicos intervenidos con elementos característicos de la pandemia.


Las noticias no paran. En la televisión, en la radio, en los diarios y en las redes sociales, de lo único que se habla es de la pandemia del Covid-19. Y está muy bien, claro. El mundo está paralizado frente a un virus invisible que pasó de ser una amenaza a una realidad inevitable. Con la humanidad puertas adentro, el arte funcionó como un bálsamo, una salida de emergencia, una apertura hacia otros lugares inaccesibles por la declaración del confinamiento obligatorio. Desde allí, Sabine Pigalle, la artista visual que combina la pintura con la fotografía y cuestiona el statu quo del arte, sorprendió al mundo desde su Instagram con “My Corona Diary (from Instagram)”, una serie de retratos clásicos intervenidos con elementos característicos de la pandemia. “Mi diario oscila entre la tristeza y la esperanza, ofrece una mirada a la situación, a veces grave, a veces humorística, para ayudar a mis suscriptores a recuperar una sonrisa durante este difícil período de encierro y dudas sobre el futuro”, aclaró la artista en el portal francés de arte PalaceScope.

Su mirada ecléctica característica la llevó a posicionarse frente a la crítica y a sus colegas como una referente opositora del sector más conservador del arte. “La utilización de pinturas superreconocidas de viejos maestros responde un poco a mi forma de ser, no en tono de burla, sino de aggiornamiento. Es mi vocabulario plástico, trabajo en las nociones de memoria colectiva, herencia y sedimentación temporal”, comentó Pigalle. Los diarios de todo el mundo se hicieron eco de su trabajo y la crítica especializada fue muy adversa en varias ocasiones. Sin embargo, la artista mantiene su promesa y mientras continúe el aislamiento va a seguir subiendo nuevas imágenes y, claro, nuevas historias. “Como dice el refrán, el humor es la cortesía de la desesperación”, cerró Sabine Pigalle.


Todas las imágenes de la serie “My Corona Diary (from Instagram)” están disponibles para su compra a través de su página web, sabinepigalle.fr. El tamaño es de 30x30 cm y todos los ejemplares vienen con la firma de la artista. El precio es de 200 €, sin gastos de envío.

Artículos Relacionados>

Por El Planeta Urbano
Con un estilo y actitud única, PUMA presenta Stardust, la nueva línea de ropa deportiva para mujer, inspirada en la energía cósmica.
Por El Planeta Urbano
Más de 200 personas participaron del evento #ExpresiónEsSerQuienSos, donde John Foos, presentó su nueva colección 2023 y su rediseño de imagen en el bar Mauer.
Por Karina Noriega
El "arquitecto de la moda" que falleció el pasado 5 de agosto revolucionó el diseño con prendas funcionales y de estética futurista, gracias a la tecnología como recurso. Un resumen de las experimentaciones que convirtió en su sello creativo.
Por El Planeta Urbano
El martes 9 de agosto fue el inicio de la "Semana Hennessy", que seguirá los próximos días con más eventos imperdibles. Mirá la agenda completa en esta nota.
Por El Planeta Urbano
Las apps para consorcios y barrios cerrados ganan terreno. Enterate en esta nota cuáles son las soluciones que ofrecen y cómo le simplifican la vida a vecinos y administradores de consorcios.
Por El Planeta Urbano
En el corazón de Villa Crespo, se renueva el programa del espacio artístico que combina perfo teatral, tecnología de primer nivel y música.
Por El Planeta Urbano
La pasión por el rosa, insignia de toda una colección de Valentino y también revival de los 2000, se reinstaló gracias a Margot Robbie y es de lo más buscado en las redes.
Por Karina Noriega
Amadas y odiadas, Kim, Khloé, Kourtney y el binomio Jenner (Kendall y Kylie) son las reinas indiscutidas de Instagram. Allí, reúnen 1394 millones de seguidores, una audiencia monstruosa que las respalda, las imita y hasta las consume irónicamente. Las claves del negocio Kardashian, su resistencia al cambio de algoritmo y su peligroso impacto en los estereotipos estéticos.