Lentamente, de a poco, con cautela y con rigurosos protocolos, Club Med, creadores del concepto “all inclusive” y número 1 a nivel mundial en ese segmento, volvió a abrir las puertas de algunos de sus resorts en los países en los cuales el coronavirus registra pocos o nulos casos. Pero como lo primero para esta cadena es la prevención y el cuidado de sus huéspedes y personal, todo se está haciendo bajo el estricto protocolo y programa que llamaron “Seguros Juntos”.

Como explica Pablo Godoy, director para Argentina y países hispánicos de América del Sur, “hemos trabajamos junto a agencias gubernamentales, asesores y a un comité de médicos y profesionales dentro de la comunidad científica para implementar las medidas necesarias con los más altos estándares de higiene y seguridad que la prevención del corona virus requiere”.

Entre las muchas medidas de seguridad que se aplican, los resorts que ya reabrieron -en China, en Estados Unidos y próximamente en Europa y Caribe- solo trabajan al 65% de la capacidad, los empleados utilizan guantes y barbijos descartables en todo momento, se toma la temperatura de huéspedes y empleados a diario, los espacios están delimitados por marcas en el piso, hay médicos y especialistas disponibles las 24 horas, entre otras medidas.

Certificación Cristal, de las más rigurosas del mundo

Los procesos de prevención de Club Med están certificados por Cristal, un Programa de certificación de la Agencia Internacional de Auditoría de Seguridad,  incluida la nueva certificación de prevención POSICheck COVID-19. De esta manera, todos los protocolos se han adaptado para cumplir o superar las regulaciones locales y están sujetos a modificaciones a medida que estas van cambiando.

Las medidas de seguridad se toman desde el primer momento y durante toda la estadía, de manera tal de que todos pueden estar tranquilos en todo momento: Traslados in/out (autos desinfectados, capacidad del vehículo reducida, entre otros), en la Recepción y Áreas Comunes (desinfección permanente, marcas para mantener distanciamiento, entre otras), en las Habitaciones (lavado de ropa a más de 70 grados, máscaras y guantes proporcionados para huéspedes, entre otras), en los Restaurantes y Bares (capacidad reducida, ampliación de los horarios de comida, amplios comedores al aire libre, entre otras), con el Cuidado de Niños (lavado de manos reforzado, toma de temperatura al entrar al kids club, entre otros), haciendo Deportes y Actividades, en las Piscinas (verificación de los niveles de pH, desinfección de los flotadores, distancia entre reposeras de dos metros, entre otras), en la Boutique, dentro del Spa (con desinfección de todas las cabinas, entre otras), disfrutando del Entretenimiento u organizando las Reuniones y Eventos.

Al respecto, Pablo Godoy analiza que “los hoteles y resorts que reciban huéspedes  en esta  nueva etapa serán los que más confianza despierten, y por eso somos más estrictos que lo que marcan muchas regulaciones locales: el cuidado de nuestra gente fue, es y será la prioridad de Club Med”. Respecto al mercado argentino, Godoy se muestra con cierta esperanza: “Estamos teniendo muchas consultas y eso es alentador. Lo que le puedo decir a los que tengan curiosidad de saber cómo son nuestros protocolos es que nos llamen y consulten. Verán que cuando se abran los vuelos comerciales, Club Med será la opción más segura para disfrutar del merecido descanso”.

Para más información sobre Club Med, sobre su propuesta all inclusive y sobre sus estrictos protocolos de seguridad, ingresar en http://www.clubmed.com.ar