Con sólo 23 años y 6,5 millones de seguidores en Instagram, la actriz y cantante argentina recorrió el mundo llenando estadios gracias a su papel protagónico en la serie de Disney Soy Luna y hoy se encuentra radicada en Madrid afianzando su carrera internacional.


“Valentina Zenere es el nuevo fichaje de Las chicas del cable.” El titular del 7 de enero pertenece al diario El Mundo de España y hace referencia al desembarco de la actriz argentina en una de las producciones ibéricas más importantes de los últimos tiempos. Allí se encontraba Valentina, grabando en Madrid, cuando el mundo se puso en pausa. Sin embargo, logró regresar a Buenos Aires para aislarse junto a su familia. Desde su confinamiento hace vivos en Instagram para una multitud de fans que le sigue los pasos, genera contenidos para marcas a través de las redes sociales y se prepara para regresar a España, desde donde piensa retomar una carrera internacional que recién comienza.

–¿Dónde te encuentra esta cuarentena?

–En esta cuarentena estoy en Buenos Aires, con toda mi familia en mi casa. Y estoy bien, intentando ponerme rutinas, despertándome relativamente temprano, tomando clases, organizándome dentro de toda esta situación que nos está tocando vivir. No es fácil, claramente, pero quiero pensar que todo nos viene a enseñar algo y que saldremos mucho mejor.

–¿Qué estás aprendiendo? ¿Qué lecciones te deja?

–Pienso que nos están pidiendo, en líneas generales, que nos cuidemos y que cuidemos a los demás, a lo que nos rodea. Que es algo lógico, pero en la vorágine de la vida muchas veces te olvidás. Entonces quiero pensar que después de esto vamos a ser mucho más conscientes de nosotros mismos y de los demás, que hay que respetarse ante todo.

«A nivel personal quiero aprender a quererme todos los días, a respetarme, a entenderme. A relajarme, por sobre todas las cosas. A confiar en mí y a seguir haciendo lo que siempre hice, que fue perseguir cada sueño que se me cruzó por la cabeza»

–¿Cómo solés reaccionar ante situaciones de pánico o crisis? ¿Sos relajada, te ponés muy nerviosa? ¿Cómo te pega?

–Soy bastante extremista, la verdad; dependiendo de la situación, me estreso bastante o me voy al otro lado y me superrelajo. No creo que ninguna de las dos cosas funcione perfectamente, hay que encontrar un balance. Mi consejo es no desesperar pero tampoco dejar de estar alerta, como si nada estuviese pasando, cuando la situación es grave.

–Este año te incorporaste en el elenco de la serie española Las chicas del cable, ¿cómo fue la experiencia?

–La experiencia fue superlinda. Al principio tenía un poco de miedo, por lo que significa estar en una serie tan amada y reconocida por todos; sentí una gran responsabilidad de hacer las cosas muy bien. Soy bastante exigente conmigo misma. Pero fue realmente un placer cambiar de elenco, de set, volver a la frescura de hacer otro personaje, de conocer gente y sus formas de trabajo, fue algo muy especial. La pasé muy bien y me sentí cómoda, lo agradezco muchísimo. ¡Ya estoy con ganas de ver cómo quedó!

–¿Qué te dejó tu paso por Disney?

–La experiencia Disney me dejó un millón de cosas, tanto en lo personal como en lo laboral. Yo salí del colegio y empecé ahí a full, en un momento en el que no teníamos tiempo para nada. Trabajamos mucho y fue espectacular en todo sentido. Crecí ahí adentro, empecé con 17 y salí con 21. Aprendí a manejarme, a conocerme, a elegir mis prioridades como persona, como profesional. Fue una experiencia que siempre voy a llevar en mi corazón, la recuerdo con mucho amor. No me queda más que agradecer a toda la familia Disney, ellos saben todo lo que los aprecio.

–¿Cómo combinás tus roles de actriz, modelo y embajadora de marcas en tu papel de influencer?

–¡Bien! (risas). O eso creo, todo es parte de trabajar. Creo que hoy, con las redes sociales, muchas cosas terminan combinándose de una forma u otra. Actuar es mi pasión, no me imagino mi vida sin hacerlo. De repente te llaman marcas, y modelar me divierte porque me encanta la moda, me gusta maquillarme y vestirme desde siempre. Entonces también está bueno poder hacer muchas cosas, mientras seas siempre fiel a vos mismo.

–¿Qué responsabilidad conlleva tener 6,5 millones de seguidores sólo en Instagram? ¿Cómo cuidás los mensajes que transmitís en tus redes?

–Yo en las redes soy igual que en la vida real, me gusta mostrarme auténtica. No entiendo el juego de crearte otro personaje, a veces juega en contra, pero a mí me gusta hacerlo de esa manera. Siento una responsabilidad, claro, pero siempre que puedo dar un mensaje intento comunicar que cada uno haga lo que le guste, sea honesto y ya. Para mí no hay que juzgar a nadie, la vida es supercorta para no ser lo que vos querés ser. Hay que vivir con tus ideales a tope y respetar a los demás. Siempre odié los gossips, por ejemplo. Cuando te vienen a contar quién estuvo con quién, a mí me da exactamente igual. Que cada uno haga lo que le hace feliz. Después, claro, hay una intimidad, porque tu vida entera no está en Instagram. Pero eso todos deberíamos saberlo, siempre está bueno volver a tus afectos, a tu familia. Ahí está lo de siempre, el amor.

«Yo en las redes soy igual que en la vida real, me gusta mostrarme auténtica. No entiendo el juego de crearte otro personaje, a veces juega en contra, pero a mí me gusta hacerlo de esa manera. Siento una responsabilidad, claro, pero siempre que puedo dar un mensaje intento comunicar que cada uno haga lo que le guste, sea honesto y ya.»

–¿Qué proyectos tenés para cuando esto pase?

–Para cuando termine todo esto quiero volver a Madrid, donde proyecté vivir y seguir creciendo en mi carrera. Y ver qué va deparando el destino, la verdad. Antes solía querer tener todo controlado, ahora no. Quiero dejar que las cosas fluyan. Y tengo muchas ganas de empezar a profundizar más en la música, que siempre es algo que de cierto modo fui posponiendo y ahora tengo ganas de crear y aprender más.

–¿Cuáles son tus metas próximas a nivel laboral?

–Uh, tengo un millón. Quiero actuar siempre, espero ir expandiéndome cada vez más. Tengo ganas de desafíos. Siempre estudiando, dando lo mejor de mí. Para adelante, bienvenido sea todo lo nuevo.

–¿Y personal?

–A nivel personal quiero aprender a quererme todos los días, a respetarme, a entenderme. A relajarme, por sobre todas las cosas. A confiar en mí y a seguir haciendo lo que siempre hice, que fue perseguir cada sueño que se me cruzó por la cabeza. Es supercliché pero realmente creo que si querés algo, lo tenés claro y todos los días de tu vida hacés cosas para que suceda eso que tanto querés, sea pequeño o gigante, es literalmente imposible que no lo logres.


Agradecimiento especial: Lore Yañez

Video: @carlinatscano

Make up: @melisklar para @frumboliestudio

Hair: @facusolis

Ph Asist: @azulmarina___

Stylist: @cnavar