Con la agenda cultural en cuarentena, diferentes espacios emergentes se la rebuscan para ofrecer recitales en vivo por streaming y hacer del confinamiento un pasaje más entretenido.


En un momento en el que todo parece haberse parado por un rato, en este paréntesis incierto donde los sonidos que nos rodeaban disminuyeron y los eventos musicales agendados quedaron congelados por la cuarentena, hay melodías que hoy se hacen escuchar más fuerte que nunca: nuevas formas de promover la música y hacerla viajar en vivo, para que las endorfinas y sensaciones positivas que se activan al escucharla lleguen sanas y salvas a quien las necesita. Banda Invitada Fest es una de las iniciativas que se puso esta misión al hombro y logró un festival musical íntegramente digital vía streaming con músicos argentinos referentes de la escena indie.

Nico Agesta, Lucía Tacchetti, Hija de Tigre, Ainda, Diego Martez, Lu Martínez, Agua Florida, El Zar, Mustafunk, Paula Maffía, Loli Molina y Proyecto Gomez Casa fueron los primeros en experimentar la primera fecha de Banda Invitada Fest, del 26 al 28 de marzo. Músicos que fueron convocados y contratados en tiempo récord: en sólo cuatro días, frente a la paralización total de la actividad musical en vivo, todo un equipo se movilizó “telepáticamente” para poder lograr este festival y coordinar técnicamente a cada uno de los artistas, que como única condición para poder hacer la transmisión tenían que contar con una buena placa de sonido e instrumentos en su casa.

Banda Invitada es una plataforma colaborativa gratuita que ya tiene ocho meses de vida y surgió como una respuesta a una necesidad de los músicos independientes de tener un lugar para encontrarse, compartir fechas, conectarse, sumar público y conseguir espacios para tocar, como bares y centros culturales. Desde su primera prueba piloto en La Plata hasta el día de hoy, ya cuentan con más de 3.500 artistas, más de 300 espacios disponibles para hacer shows y más de mil fechas de oportunidades para tocar. “Los músicos somos actores fundamentales de este ecosistema, por eso es que crecimos tan rápido. El mundo de la música está muy precarizado y teníamos la necesidad de encontrarnos para armar fechas”, cuenta Macoco Moreira, músico y fundador de esta comunidad virtual y real que creó junto a Nicolás Lizewski.

Los chicos de Banda Invitada reaccionaron lo más rápido que pudieron frente a la cuarentena y crearon un espacio de live streaming dentro de la plataforma, donde tocan todos los músicos del festival, y quedan los shows alojados para quien no haya podido verlos en vivo. Después del éxito de la primera fecha, el 29 de marzo abrieron la convocatoria a todos los artistas del país que quisieran postularse para la última reunión el 8, 9 y 10 de abril. “La idea es que la música siga viva y que la gente pueda desconectarse un poco de la cuarentena y conectarse con estos artistas.”

Después de cuatro días de trabajar doce horas sin parar para generar las pruebas necesarias y organizar un buen line up, se dio la primera fecha, en la que los músicos dieron todo y se sumaron a esta experiencia nueva. Algunos tocaron sentados en el sillón de sus livings, como El Zar y Ainda; otros montaron una especie de escenario íntimo e interactivo, como Nico Agesta, que abrió el festival con una observación: “Es loco estar acá solo, pero saber que hay gente del otro lado escuchando”; Lucía Tacchetti armó un mundo surrealista iluminado con tonos ocres y aclaró que se maquilló (por primera vez después de muchos días) para la ocasión; Guadalupe Otheguy representó con fuerza, audacia y guitarra criolla a toda su banda, Hija de Tigre; Diego Martez compartió, además de sus canciones, un vino; otras, como Paula Maffía y Lu Martínez, pasaron por todas las cuerdas que tenían en su living; Agua Florida generó una proyección en la que los artistas parecían compartir un espacio onírico en simultáneo; Mustafunk creó una especie de videollamada en la que los cuatro tocaban en simultáneo; Loli Molina generó un espacio íntimo alumbrado apenas con unas velitas, y Proyecto Gomez Casa se lució con sus anteojos cuadrados y espejados.

Ainda (Esmeralda Escalante) se puso como objetivo “acompañar a la gente un ratito e intentar que conecten con otra cosa más allá de la psicosis y el pánico que puede llegar a generar esta situación”, y a pesar de lo raro o distinto que le parecía dar un show sin su compañero Yago Escrivá, generó una atmósfera musical llena de sensibilidad. “Implica tener una gran confianza en las canciones, ya que no hay aplausos o un feedback energético palpable, entonces sólo queda cantar y dejar que la música haga lo suyo. Es un pequeño gran acto de fe. Sólo puedo agradecer que exista este misterio tan hermoso que son las canciones, y a su vez que estas emocionen a alguien más”, cuenta.

Loli Molina ya había hecho shows por streaming, pero nunca en un contexto mundial en el que esta fuera la única forma de hacer un concierto. “Estoy acostumbrada a sentir los vaivenes y fluires de la energía y los campos energéticos físicos en un espacio, pero hay que adaptarse, cambiar ¡y mover! La música siempre nos sana y nos salva, es una gran mano amorosa que nos mece y cuida. En un momento como este, y siempre, es fundamental y central”, afirma Loli.

Facundo Castaño, de El Zar, había dado shows en vivo desde las redes, pero nunca desde su casa. “La gente se re copa y te escribe cosas re lindas. Desde el lugar donde están disfrutan de tu música, eso es hermoso. Es un momento fundamental para aprovechar ese tiempo en casa. Leer, escribir, dibujar, pintar, escuchar música, cantar, ver películas. Hay que encontrarle lo positivo a este aislamiento y volver a disfrutar de esos momentos sin la prisa a la que nos tiene acostumbrados el mundo”, señala Facundo.

Desde su primera prueba piloto en La Plata hasta el día de hoy, ya cuentan en su haber con más de 3.500 artistas, más de 300 espacios disponibles para hacer shows y más de mil fechas para tocar.

Porque “la banda sigue tocando”, la convocatoria a que nuevos músicos se presenten está abierta; el 8 de abril se inició la segunda fecha de esta comunión de sonidos que unen y despiertan una energía nueva, una oportunidad inédita para conectarse con la música y dejarse llevar por su magia.

+ info:

bandainvitada.com

@bandainvitada