La lectura nos permite viajar con la imaginación a los distintos universos propuestos por los autores. Un recorrido por lugares fascinantes a través de libros imperdibles.


  • El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez -Cartagena de Indias

¿Hay algo más embriagador que la combinación de la arquitectura colonial y las playas paradisíacas del Caribe? La respuesta es sí: la prosa de García Márquez, que nos traslada a una ciudad fantástica pero absolutamente real. En el Portal de los Dulces, entre aromas de almendras y guayaba, se da inicio a los vaivenes amorosos de Florentino y Fermina, protagonistas de esta emblemática novela. La Catedral de Santa Catalina, el antiguo puerto, sus habitantes, las calles de adoquines y sus construcciones coloridas quedaron inmortalizados en esta historia donde el amor desafía al tiempo y a la muerte, con una espera compensada después de “51 años, nueve meses y cuatro días”.

  • La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón – Barcelona

Para quienes disfrutan de las novelas de intriga, suspenso, embrujo de libros y amor verdadero, este es, sin duda, uno de los mejores relatos de todos los tiempos. La sombra del viento tiene un plus y es que está ambientada en una mágica Barcelona de la primera mitad del siglo XX. Junto a su personaje principal, Daniel Sempere, el autor nos hace recorrer las famosas ramblas, el barrio gótico, la Plaza Real y el emblemático restaurante Els Quatre Gats, donde concurrían personalidades como Picasso, Dalí y García Lorca. Los enigmas de esta historia y de esta ciudad se combinan, magistralmente, a modo de muñecas rusas.

  • Comer, rezar, amar, de Elizabeth Gilbert – Roma, Bombay y Bali

Acá tenemos un tres en uno. En plena crisis existencial, su autora y protagonista decide emprender un largo viaje para encontrarse consigo misma. Desemboca en la dolce vita romana, y entre las emblemáticas Fontana di Trevi, el Campo dei Fiori y la Piazza Navona descubrirá el placer de la excelente comida y la buena conversación. Pero si todos los caminos conducen a Roma, ¿cómo se sale entonces de allí? Simple: con un vuelo directo a la paz interior que nos ofrece Bombay. Si bien es una metrópoli superpoblada, también es el epicentro de templos hinduistas y áshrams. La travesía culmina con el deseado equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu que logra Gilbert en la deslumbrante isla de Bali, también conocida como Isla de los Dioses, ya que la espiritualidad es fundamental ahí. Su gente está siempre sonriendo. Montañas, selva y playas paradisíacas son el escenario perfecto para el encuentro con Dios. Una lectura imprescindible. Un deleite para el espíritu.

  • Los miserables, de Victor Hugo – París

Conocida como la Ciudad de la Luz, París nos demuestra que también puede ser un escenario trágico y voraz a la hora de albergar historias, y más si se trata de la Francia del siglo XIX. Podría decirse que la ciudad es un personaje más. Sus calles, las plazas, las tabernas, sus iglesias, el mercado central, los jardines de Luxemburgo y los 37 puentes que cruzan el río Sena son parte fundamental del escenario deslumbrante de Los miserables. Victor Hugo plasma acá los sueños rotos, el amor no correspondido y la fuerza atemporal del espíritu humano.

  • Tokio Blues (Norwegian Wood), de Haruki Murakami – Tokio

Los libros, si están bien escritos, nos llevan lejos. Ese es el caso de Tokio Blues. Cuando Toru Watanabe –protagonista y narrador de esta historia– escucha un tema de los Beatles, nos hace retroceder con él a su época de juventud en la capital japonesa de los años 60, invitándonos a descubrir su vida con un trasfondo de protestas sociales, revueltas estudiantiles y tradiciones orientales. El éxito de esta novela fue tan arrasador que se convirtió en bestseller de la noche a la mañana. Un exquisito y conmovedor relato sobre el camino hacia la madurez y el encontrarse a uno mismo.