Alejandro Garelli · ARQUITECTO DEL SONIDO

El líder de VTA lleva adelante la única empresa argentina dedicada a la restauración, customización y venta de equipos de audio vintage. Arte e ingeniería para recuperar la música del pasado.


“Yo sólo pongo el oído, que es algo que me vino de fábrica”, dice Alejandro Garelli cuando habla de Vintage Turntables Audio (VTA), la empresa que fundó para llevar la calidad del sonido al extremo. Bajo el precepto de recuperar lo antiguo y adaptarlo a los tiempos modernos, recicla desde bandejas de vinilos y decks hasta bafles y amplificadores, y hace hincapié en el diseño de cada uno de los equipos. “En VTA restauramos, pero también hacemos arte, y el arte requiere disciplina, constancia y precisión. Acá, cada uno hace lo que sabe, y ese es nuestro diferencial”, asegura del otro lado del teléfono.

–En una época en la que todos los días sale a la venta un nuevo modelo de reproductor de música, en VTA rescatan lo antiguo. ¿Por qué?

–Los aparatos de música de los años 60, 70 y 80 eran de una calidad número 8, en una escala del 1 al 10. Pero en los 90, las empresas de audio fueron tomadas por financistas, y la calidad de los productos dejó de interesar. Sólo importaban los números. Ahora, ¿por qué tiene sentido recuperar estos equipos? Porque son equipos de una calidad extrema, a los que encima renovamos con tecnología nueva. Los traemos al siglo XXI. Esto lleva mucho de reeducación, porque en el medio hay mucha gente que se olvidó de escuchar música.

–¿En qué consiste el proceso de restauración?

–Primero, desarmamos el equipo por completo, le cambiamos todos los componentes pasivos y chequeamos que todos los componentes activos funcionen. Lo lavamos con agua y productos químicos, y luego lo secamos con aire caliente. Así, cuando lo volvemos a armar, el equipo vuelve a tener las mismas prestaciones que cuando salió de fábrica. Nosotros no hacemos servicio técnico, no arreglamos cosas. Reparamos para siempre.

–Se puede decir que son una empresa pionera.

–Sí, somos los únicos haciendo esto en la Argentina. VTA nació en 2015, el día posterior al balotaje en el que Macri fue elegido presidente. Yo, en ese momento, trabajaba en una empresa de sistemas, y ese mismo día me quedé sin trabajo. Ya veía que se venían tiempos muy malos.

–Y te la jugaste.

–Sí, esto era un hobby, pero ya se veía que podía llegar a ser un negocio. No fue casualidad que yo me metiera con las bandejas, porque con eso empecé. Hace cinco años, los vinilos ya habían vuelto y eran un furor en todo el mundo. Entonces, era lógico que la gente quisiera recuperar sus equipos después de 30 años guardados.

–Ya que hablamos de reeducar, ¿podés explicar la diferencia entre sonido analógico y digital?

–El sonido digital no existe, es una aberración del marketing. El sonido siempre es analógico, porque lo digital no se puede escuchar, es un impulso electromagnético. Es como si pudiéramos ver la pantalla de la computadora como la interpreta el microprocesador. Lo que existen son los medios digitales, pero están traducidos. En los 80, cuando salió el CD, se promovió mucho este concepto, porque era algo que venía a romper paradigmas, era lo nuevo. Pero se instaló, y es difícil romper con un marketing de 40 años.

–Contabas que empezaron con las bandejas. ¿Qué hay que tener en cuenta para elegir un buen set de vinilo?

–Bueno, la realidad es que para que un vinilo se escuche bien hay que gastar mucha plata. Para barato, tengo Spotify. Si yo quiero un vinilo, quiero la mejor calidad posible, porque el concepto de escuchar la música en vinilos es extremar la calidad del sonido. Lo primero que hay que tener en cuenta es la cápsula fonocaptora, que es una aguja con un diamante en la punta. Tiene que ser original y de muy buena calidad. Después, viene la bandeja tocadiscos, que tiene que tener un muy buen brazo y no hacer ruido. En ese sentido, desaliento mucho los Winco e, incluso, todas las bandejas low cost de las marcas conocidas.

–Entonces: cápsula, una bandeja con performance silenciosa y un buen brazo.

–Sí, esa es la primera parte. La segunda es tener un buen set de bafles, porque sin eso no puedo obtener musicalmente todo el registro que me da la cápsula. El audio, dice la gente que sabe, se define en las puntas. Es importante para tener un buen rango dinámico. Me permite escuchar la delicadeza extrema de la orquesta tocando muy bajito los violines y, de repente, la explosión.

–Entiendo que la calidad de los vinilos es importante también.

–Sí. Por esa razón, con un amigo estamos armando una colección de discos con la condición de audio curada. La iniciativa se llama Tres Ratones Locos, y lo que queremos hacer es instruir, generar conocimiento. A fin de cuentas, el propósito de todo esto es que la gente quiera escuchar mejor música.

Artículos Relacionados

Por María Paz Moltedo
A sus 33 años, la actriz que creció en pasarelas y sets de televisión divide su tiempo entre el rodaje de una nueva serie, la moda y la creación de su primer disco solista. Todos los universos de una artista que empuja sus propios límites y sigue creciendo.
Por Marcelo Pavazza
La cocinera colombiana, elegida esta semana Mejor Chef Femenina del Mundo por The World Best 50 Restaurants, será parte del jurado de la 4ª edición del “Prix Baron B - Édition Cuisine”. Aquí, comparte los conceptos que rigen su cocina y deja sus impresiones sobre el concurso.
Por Luis Corbacho
La actriz, cantante, poeta e influencer disfruta del gran presente de Iosi, el espía arrepentido, la serie que protagoniza junto a un elenco estelar. Sus participaciones en las campañas de moda más importantes del país y la confesión de su sueño ideal: una casa alejada de todo, en la naturaleza.
Por Tomás Gorrini
Escribió las primeras páginas del rock argentino, compuso la música de películas que se consagraron en los Oscar, armó una big band rioplatense con ritmos de ayer que suenan al futuro. Un hombre que, todavía hoy, está dispuesto a seguir descubriéndose.
Por Karina Noriega
Alejado de los medios, el actor es uno de los socios fundadores de una empresa turística con sede en Ámsterdam que viene a reformular el concepto de viajar con una serie de innovadoras soluciones y experiencias.
Por Ornella Sersale
Un pibe que fue señalado como un outsider y que hoy está dispuesto a cambiarlo todo. Así es la historia de Dylan León Masa, el rapero de 21 años que lanzó su primer álbum por miedo a morirse y dejar su obra inconclusa.
Por Marcela Soberano
El camino de una diseñadora que arrancó con su propia marca hace más de veinte años, confió en sus instintos, se expandió por varios países de Latinoamérica y ahora se suma a la tendencia del desembarco de etiquetas locales en los Estados Unidos.
Por David Lifschitz
En un momento de madurez personal, alejado de los medios pero no del teatro, el actor que supo defender sus ideas sin tapujos reflexiona sobre el ego del artista, su militancia política y la mirada de los otros. Confesiones de un hombre con convicciones propias.