Tres novedades del streaming. Mejor excusa para quedarse en casa, imposible.


Unorthodox (Netflix)

Elogio de lo contrafáctico: esta miniserie de cuatro capítulos no daría tanto que hablar (y que escribir) si su protagonista no fuese la actriz israelí Shira Haas. Su Esty Shapiro, reflejo de Deborah Feldman (autora de la memoiren la que, según insisten los críticos estadounidenses que conocen el material original, está vagamente basada Unorthodox), dota a la serie de una intensidad extra. No es que le falten méritos: la pintura del escape de la joven Esty de Williamsburg hacia Berlín, asfixiada por los férreos códigos de la comunidad jasídica en donde nació, fue criada y obligada a casarse, es angustiante y liberadora en partes iguales, además de muy acorde a los tiempos que corren. Esty no sabe lo que quiere pero sí lo que ya no desea para su vida, y el trabajo de la genial Haas
–capaz de hablar con la mirada y de traducir corporalmente el mundo interior del personaje– es el mejor vehículo para expresarlo.

The Outsider (HBO Go)

Si la atmósfera de la saga True Detective se debía continuidad en una ficción donde lo sobrenatural aprovechara ese carácter ominoso que fue su marca registrada, ahí estuvo Richard Price (guionista de The Wire) para aprovecharlo. La excusa, darle formato de miniserie a El visitante (Plaza & Janés, 2018), novela de Stephen King donde el gran escritor pone a sus personajes en la encrucijada de creer que el mal puro existe y tiene la forma de aquellos monstruos que convocan al miedo atávico/infantil (en este caso, el Cuco). En un pequeño pueblo de Georgia, un niño de once años es horriblemente asesinado y el hecho sacude a la comunidad. Un policía local (notable, Ben Mendelsohn), doliente y escéptico, encabeza la investigación. Pero lo que parece un caso cerrado comienza a mostrar grietas por donde asoma lo incomprensible. Una de las series del año.

ZeroZeroZero (Amazon Prime Video)

La sociedad de Roberto Saviano y Stefano Sollima da su segundo paso tras la adaptación para TV de Gomorra, la novela que hizo famoso al autor napolitano. Lujosa producción que incluye la participación en producción y dirección de Pablo Trapero, elenco multinacional y escenarios que van de Nueva Orleans a Monterrey pasando por Calabria, Dakar, Casablanca y Marruecos, ZeroZeroZero narra el derrotero de un enorme cargamento de cocaína que viaja de México a las costas del Tirreno. La droga, transportada por una familia naviera estadounidense, es propiedad de un viejo cliente, Don Minu, patriarca de la ‘Ndrangheta calabresa que ve amenazado su liderazgo por una disputa interna. El cartel colombiano que oficia de intermediario también la tiene difícil, con una facción de la policía mexicana que quiere sacar tajada. Cruda, bien filmada y con buenas actuaciones, convoca al binge-watching en esta (ya) fría cuarentena.