Ante la ola de cancelaciones y en sintonía con las recomendaciones para hacerle frente a la pandemia de coronavirus, distintos artistas del mundo ofrecen la posibilidad de brindar shows diarios en internet.


Sobrellevar la cuarentana, enfrentar la pandemia. Desde médicos sanitaristas, pasando por el Poder Ejecutivo nacional, hasta las autoridades de la Organización Mundial de la Salud sugieren quedarse en casa como una de las medidas preventivas para mermar la curva de crecimiento del Covid-19. Por eso, distintos artistas y productores están cocinando una alternativa cultural de consumo hogareño.

La alternativa de las plataformas digitales parece una buena idea, pero ¿qué pasa con los shows en vivo? Por lo pronto, el revuelo mundial del coronavirus provocó en nuestro país la postergación del Lollapalooza y la suspensión de Maroon 5, The Offspring, Karol G y Cazzu, entre otros. No obstante, ante el decreto nacional (con espejo en otros países) que prohíbe los espectáculos públicos para evitar la concentración de personas, surgieron festivales no presenciales. Es decir, festivales para ver en casa.

Mientras tanto, un artista responsable, el uruguayo Jorge Drexler, decidió suspender su presentación en San José de Costa Rica por el brote de coronavirus. Con ese envión, le encontró una vuelta de tuerca que generó una especie de tendencia: un show sin público, aunque repleto de fans. Claro, en este caso, sus seguidores se sumaron vía streaming y el concierto digital de Drexler fue un éxito. Ahí presentó la canción “Codo a codo”, que pretende concientizar a propósito de la propagación del virus en los saludos. “Si te encuentras a un amigo, salúdalo con el alma”, canta el rioplatense. “Sonríe, tírale un beso, desde lejos, sé cercano”, sigue.

Misma determinación tomó Juana Molina, que tenía previsto presentar “Friggatriscaidecafobia” (en relación al miedo irracional que produce el viernes 13) y que, a pesar del sold-out, tuvo que suspender. Enfundada en su espíritu vanguardista, brindó un recital por streaming que fue transmitido por la cuenta de YouTube de una popular radio porteña. En tanto, otro argentino que siguió con esta medida fue Alejandro Lerner, que juntó a un terapeuta, un filósofo y un infectólogo para ofrecer una serie de conciertos virtuales e interdisciplinarios.

Así, con afán de resolver el esquema de escenarios públicos con propuestas virtuales, el mismísimo Indio Solari (de aquejada salud) se presentó como un holograma en los dos shows de los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, en el Microestadio Malvinas Argentinas, durante los primeros días de marzo. Después de algunas experiencias internacionales llevadas adelante por Gorillaz y allegados a Michael Jackson, ¿se abre ahora la posibilidad local de suplir con tecnología los embates del destino?

Por lo demás, Fito Páez no tuvo reparos en levantar la presentación rosarina de La conquista del espacio, su nuevo disco (por cierto, buenísimo), y explicó los motivos vía redes sociales: “Tomemos conciencia de los peligros que puede conllevar no cuidarse y no protegerse como es debido”, comentó el músico. No habrá show, pero queda la obra para disfrutar durante el distanciamiento social. Y en una vibra diferente quedó Childish Gambino, quien compartió vía el sitio DonaldGloverPresent.com lo que aparentemente iba a ser su nuevo disco, pero que levantó horas después (borrando, incluso, los tuits). En este caso no habrá shows ni quedó la obra. ¿Oportunidad marketinera?

Así las cosas, otros artistas que ofrecieron un show interactivo y se plegaron al movimiento #quedateencasa (del que también forma parte el superastro Ricky Martin) fueron el español Alejandro Sanz y el colombiano Juanes. De hecho, Sanz rebautizó “La gira” por “La gira se queda en casa”, ofreciendo un recital de características homemade para casi 400 mil personas en directo. Hubo alcohol en gel, saluditos con el codo y hitazos de estos dos grandes de la canción en español.

Intempestivamente, ante la exigencia por quedarse en casa, un colectivo de drag queens españolas organizó el primer Yo me Quedo en Casa Drag Festival. Allí, durante todo el domingo pasado, 17 artistas actuaron a través de Instagram para todo el mundo cibernético. Además, hubo sesiones de DJ, talleres de maquillaje y monólogos; una especie de varieté pero fatto in casa.

Y como esta agenda está improvisada (todos estos festivales y tocatas tienen impregnado el espíritu de la improvisación), es muy posible que nuevos artistas vayan sumándose a estos festivales no presenciales. De esta manera, el español Yo me Quedo en Casa Fest (que tuvo su primera y veloz edición el 13, 14 y 15 de marzo y se autodenominó como el “primer festival que se celebra a través de Instagram”) volverá a presentarse el 20, 21 y 22 de marzo. Lamentablemente, por estos días, España es el segundo país del mundo con más nuevos casos de coronavirus después de Italia.

Otra buena opción para sobrellevar este momento de precaución es el Cuarentena Fest, con varias presentaciones diarias confirmadas hasta el viernes 27 de marzo. Por ahí, desfilan los argentinos Las Ligas Menores, los españoles Apartamentos Acapulco y Colectivo Da Silva, más algunas otras luminosas apariciones del indie en español.

A la sazón, otra buena opción para sobrellevar este momento de precaución es el Cuarentena Fest, con varias presentaciones diarias confirmadas hasta el viernes 27 de marzo. Por ahí desfilan los argentinos Las Ligas Menores, los españoles Apartamentos Acapulco y Colectivo Da Silva, más algunas otras luminosas apariciones del indie en español. Este “festival de música en streaming en tiempos difíciles” puede seguirse gratuitamente en cuarentenafest.tumblr.com.

En redes sociales, muchos músicos están lamentando (por salud, pero también por trabajo) las consecuencias del coronavirus. Entonces, de pronto, estos espacios pretenden también aprovechar la audiencia cautiva y visibilizarse ante el desastre. Y, además, en algunos casos, aportan su granito de arena económico ya que muchos repartirán sus donaciones entre los músicos. En suma, bajo este nuevo cuadro de situación se emplazan opciones que buscan hacer más llevadera la cuarentena y colaborar con la recomendación de las autoridades de quedarse guardados en casa.