Entre los mil y un lugares que Buenos Aires ofrece para tomar café, cada vez son más los spots que proponen refrescarse del calor en un shot de energía “on the rocks”. El café frío avanza, y con él, versiones, fusiones, blends y combinaciones para descubrir.


Bilbo Café

Una casona antigua transformada en un café canchero y barrial ubicado en una esquina de Villa Crespo, con una onda entre hipster y bohemia. Su carta de cold brew es extensa y colorida: tienen el Bilbo Cold Brew, una extracción de café en frío, de 18 horas, endulzado con gotas de caramelo y naranja; el Cold Brew and Lemon, con gotas y rodajas de limón; el Café Tonic, una mezcla delicada de su exclusivo blend con un toque de tónica; el Ice Vanilla o el Caramel Latte, una fusión de café con vainilla o caramelo, con leche y espuma sobre rocas de hielo, y el Ice Vanilla Latte, un café latte con hielo, espuma y extractos de vainilla.

Dr. Luis Belaustegui 802, Villa Crespo

Gontran Cherrier

El legendario panadero y pastelero francés, también conocido como “l’artisan boulanger”, clavó bandera en Buenos Aires y creó su local número 59, que se suma a todos los que tiene desparramados por el mundo. Sus reconocidas y clásicas panadería y pastelería francesas fusionadas con ingredientes y sabores de diferentes países maridan espectacularmente con sus cafés de especialidad, como el café glacé: café sobre hielo con romero, jugo de naranja y tónica.

Malabia 1805, Palermo

Gran Caffe by Vergnano

El clásico Gran Caffe se reinventó y se fusionó con la marca más antigua de Italia, Caffe Vergnano. El resultado: una nueva opción gastronómica que juega con sabores del mediterráneo y cocina argentina y española fusionados con el café italiano. Algunas de las opciones de café frío que ofrecen son el Marocchino (espresso, 1882, crema de avellanas, crema y cacao), el Cannellino (espresso, canela en polvo, jarabe de canela y crema batida), el Coccolino (espresso, crema de coco y crema fresca) y el Nocciolino (espresso, jarabe de avellana y crema batida).

Av. Córdoba 602, Retiro

Finde

La nueva heladería de la que todos hablan por su originalidad, su estética fancy y sus veinticuatro sabores de helado 100 por ciento artesanales también cuenta con una propuesta interesante de cafés de especialidad de Puerto Blest, entre ellas, dos variedades de café frío: Afogatto, con doble shot de café, una bocha de americana y una monedita de chocolate, y Iced Latte, con doble shot de esspreso, hielo y leche.

Ravignani 1949, Palermo

Williamsburg Burger Bar

El emblemático burger bar se unió en pop up con All Saints Cafe en su local de Alto Palermo para ofrecer una propuesta para todos los gustos: cerveza, café o ambos. Cuentan con ocho técnicas diferentes de elaboración de cafés de especialidad, una torre japonesa para hacer cold drip y una especie de reloj de arena gigante que filtra café durante 13 horas para servirlo bien frío. Tienen diferentes opciones, como el Flat White Ice (café, leche y hielo), el Latte de avellanas naturales, el Latte de vainilla de Madagascar, el Latte Caramel Machiatto y el Latte Organic Honey con cardamomo.

Arenales 3360, Alto Palermo Shopping

Mudrá

El edificio de Patagonia Flooring Design & Art Center alberga esta innovadora propuesta que invita a descubrir y disfrutar la cocina plant-based, a partir de la creatividad del estadounidense Matthew Kenney. Ofrecen una gran variedad de opciones de café frío con leche de almendras en su carta de brunch: café con lavanda (25% café, 75% leche infusionada con lavanda, almíbar, crema batida y flor de lavanda); café con picante y chocolate (50% café, 50% leche infusionada con ají y pimienta rosa con almíbar, crema batida y ganache de chocolate); café con frutos rojos (50% leche de frutos rojos y 50% café con crema de frambuesa, pimienta rosada y láminas de jengibre caramelizado).

Av. Córdoba 3942, Almagro

Tostado Café Club

En esa esquina de Belgrano en la que el mundo pareciera no detenerse, tomar un descanso y refrescarse con una botellita de café frío infusionado durante 48 horas es, sin duda, un buen plan. Este lugar se presta para todo: trabajar, sentarse a leer, desayunar, almorzar, brunchear o, simplemente, mirar a la gente pasar. Podés acompañar la botella de cold brew con su tostado “reivindicado”, elaborado con la mejor materia prima en fiambres y pan de masa madre.

Juramento 2103, Belgrano

Fresco Palermo

Comida de estación, sana, casera, hecha con amor desde el inicio hasta el final, son los valores que esta cadena lleva como estandarte y hace crecer con cada nueva propuesta de restaurante que abren. En su local de Palermo ofrecen un cold brew desarrollado a partir de un blend propio, que fusiona café de Guatemala (de Atitlán) y de Brasil (de Minas Gerais), infusionado durante 48 horas. El resultado es una bebida superfresca, con acidez media y un sabor prolongado hasta el final, con notas frutales a ciruela, nuez y caramelo.

Honduras 5670, Palermo