La incorporación en el guardarropas masculino de prendas y accesorios originalmente pensados para mujeres es una tendencia que parece haber llegado para quedarse. ¿Estamos preparados para el cambio?


“Jonathan Van Ness, el famoso estilista e integrante del grupo de expertos de Queer Eye, la serie de Netflix, hizo historia al ser elegido como el nuevo rostro de la revista Cosmopolitan del Reino Unido, pues se trata de la primera vez en 35 años que un hombre protagoniza la portada.”

La noticia es de hace un par de meses e inundó los portales de actualidad del mundo entero al mostrar a un referente de las redes sociales con su cuerpo de varón, su barba tupida y ningún tipo de maquillaje o accesorio que hiciera referencia al universo drag, enfundado en un vestido rosa pálido ultrafemenino de Christian Siriano, el diseñador del momento. “La primera portada con una estrella no femenina en 35 años. Gracias por invitarme, Cosmopolitan, y mostrar variaciones de belleza para gente joven LGBTI”, escribió Van Ness en su cuenta de Instagram acompañando el posteo de la controvertida portada.

Si bien Boy George había hecho algo parecido en diciembre de 1984, aquí la diferencia es que la foto en cuestión no refleja la performance de un artista, como ocurría en el caso del famoso cantante de Culture Club, sino que es testigo de una tendencia que se observa cada vez con mayor presencia en el universo de la moda internacional: el genderless.

“Ahora el genderless ya no es sólo una simple tendencia, sino un mensaje de lo más necesario para fomentar la igualdad y romper cualquier tipo de etiqueta. Y es que si en el siglo XXI una mujer se puede poner un traje masculino y ser súper sexy, ¿por qué un hombre no se puede poner un vestido o una blusa y seguir siendo igual de masculino?”, se pregunta el editor de moda Gabriel Córdoba en un editorial de la revista española Vanidad titulado “Visto en Men’s Fashion Week. El apogeo del genderless”. “Una vez finalizada la Semana de la Moda Masculina y dejando atrás ciudades como Londres, París o Milán, ha habido muchas tendencias que han liderado las pasarelas, pero si hay una que ha sobresalido del resto es esta. ¿Cuál es la prenda más loca que te imaginas para un hombre? Seguro que se te ocurren más de una, pero nosotros nos referimos especialmente a, por ejemplo, un vestido. Sí, has leído bien, un vestido. No estamos diciendo nada extraño y entendemos que te sorprenda, pero la moda es un sector que día a día evoluciona a pasos agigantados y a unos límites insospechados.”

Como señala el especialista, esta tendencia que nació en las calles y en Instagram de la mano de influencers, como Van Ness, o actores de alfombra roja, como Billy Porter, hoy se materializa y cobra legitimidad en las pasarelas de las principales Fashion Week masculinas del mundo. El genderless es una realidad para las marcas y los diseñadores, y ya no se trata de un hombre arriesgado usando un vestido de mujer, sino de firmas que crean vestidos, faldas o botas de taco alto en talles tan volátiles como el cuerpo, con espaldas anchas de un hombre o la cintura marcada y las caderas prominentes de una mujer. Diseñadores como Alessandro Michele para Gucci, Jonathan Anderson para Loewe, Kim Jones para Dior o Alejandro Palomo para Palomo Spain han sido algunos de los que han apostado fuertemente por este estilo en sus desfiles y siguen fomentando el genderless y la moda sin reglas.

John Galliano es otro de los grandes precursores del genderless. En el último show de la Maison Margiela, el diseñador británico presentó Mutiny (palabra que remite a la anarquía y la rebelión), su primera fragancia para la firma basada en el rechazo de las nuevas generaciones hacia los códigos arcaicos establecidos en materia de género. “Cuando las reglas se rompen de manera colectiva, las comunidades logran transformarse en familias. Como la creatividad, las fragancias no tienen género, nacionalidad o credo, pues hablan un lenguaje universal”, dijo la Maison en su comunicado de lanzamiento.

“Las ideas preconcebidas sobre lo masculino y lo femenino no existen. ¿Qué es lo masculino y qué es lo femenino hoy en día? Espero que este viaje nos ayuda a descubrir una nueva sensualidad, una nueva sexualidad, rompiendo los mandatos establecidos sobre el género”, expresó Galliano, quien fusionó sus showrooms de hombre y mujer, prefirió etiquetar toda su colección primavera-verano 2020 como “unisex” y dejó en claro que, más allá de las tendencias pasajeras, el genderless llegó para quedarse.