Escondidas, de arena negra, kilométricas o rodeadas de animales salvajes. Un recorrido por los paisajes naturales más diversos para disfrutar a sol y mar.


  • Playa del Amor, México

La número diez en la lista de las playas más bonitas del mundo según The Guardian, a esta costa escondida en el interior del Parque Nacional Islas Marietas se puede llegar únicamente nadando, buceando, en kayak o en helicóptero. Cuentan los lugareños que su descubrimiento se debe a que, a principios del siglo XX, militares mexicanos utilizaban la zona como campo de pruebas y se sospecha que una bomba pudo haber creado el cráter en el que se encuentra. A raíz de una invasión turística, en 2016 la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas anunció el cierre al público de las islas debido al deterioro ambiental.

  • Anse Source d’Argent, Seychelles

Llevar el mote de “Paraíso en la Tierra” o “la Meca de Seychelles” no significa ninguna presión para esta playa considerada entre las más lindas del mundo. Este oasis tropical de la isla de La Digue no sólo propone disfrutar de un día de playa inigualable, sino que invita a sacar el espíritu más aventurero para caminar a través de su frondosa vegetación y escalar sus rocas gigantes. Si bien no es la mejor playa para nadar por sus aguas poco profundas, es posible bucear entre sus corales y rocas.

  • Big Major Cay, Bahamas

Más conocida como Pig Beach (Playa de los Cerdos), esta pequeña isla paradisíaca en el medio del Atlántico se caracteriza por sus aguas cristalinas, su arena blanquísima y… sus cerdos salvajes. En cuanto a sus orígenes, cuenta la leyenda isleña que hace mucho tiempo un grupo de marineros dejó a los cerdos allí con la intención de volver y utilizarlos para la cena. Pero, claro, nunca regresó y los cerdos sobrevivieron gracias a restos de comida de barcos que rondaban el cayo. Esta isla paradisíaca y deshabitada es uno de los destinos favoritos de los fanáticos de las selfies.

  • Fraser Island, Australia

Los 132 kilómetros de largo y 22 de ancho hacen de este paraje natural la mayor isla de arena del mundo. Incluida en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco en 1992, Fraser Island cuenta con un centenar de lagos de agua dulce y selvas tropicales que crecen junto a las dunas de arena. Se pueden hacer recorridos en 4×4 por arrecifes de arena de The Cathedrals o sobrevolar Seventy-Five Mile Beach. También se organizan excursiones para ver ballenas o para descubrir el bosque pluvial.

  • Perissa Beach, Grecia

En contraste a las construcciones blancas con vivos azules de Santorini, la playa Perissa cautiva por su arena color negro de origen volcánico. La lava expulsada por los volcanes se solidificó y tomó ese color oscuro que después formó parte de la arena de la costa. El suelo es rocoso y es preferible llevar sandalias. Como en toda Grecia, la gastronomía es deliciosa.