Aunque las tendencias cambian cada temporada y las modas no duran más de uno o dos años en las vidrieras y tiendas departamentales, algo que siempre se mantuvo inalterable en el universo del buen vestir fueron los dress codes: estas reglas de etiqueta, que marcan si a una alfombra roja se debe ir de largo o si en una gala solo está permitido usar smoking, conservaron su rigidez por décadas, hasta que el universo urbano y deportivo se coló en cada rincón de nuestros clósets para instalarse en cualquier evento, por más elegante que fuera la ocasión.

Este hecho propició que a comienzos de la década del 2000 se empezaran a ver en hombres los primeros “trajes con zapatillas”, que al principio parecían incorrectos y fuera de lugar pero con el tiempo se convirtieron en algo tan común como el uso de moño o corbata. En el universo femenino la tendencia tardó en instalarse, aunque en la actualidad forma parte del uso diario. Hoy ver a las calles de Londres o New York impregnadas de sneakers y cada vez con menos stilettos responde a una tendencia que, si bien nació en el mundo de la música urbana para trasladarse luego a las pasarelas de las semanas de la moda más importantes del mundo, actualmente se encuentra instalada en nuestra vida cotidiana: menos zapatos y más zapatillas.

Nacidas para triunfar

La historia de las zapatillas se remonta al año 1892, cuando las empresas productoras de caucho que fabricaban neumáticos comenzaron a utilizar ese desperdicio de las cubiertas en la fabricación de zapatos hechos con suela de goma y lona ultra resistente, destinados a ser el calzado oficial de los primeros juegos de básquet de la época. “Originalmente creadas para las canchas, los modelos icónicos de adidas Originals comenzaron su recorrido como innovaciones deportivas para el futuro pero terminaron derivando en los escenarios y las calles. Por este motivo, el lanzamiento está inspirado en el potencial de la gente que demuestra hasta dónde han llegado y pueden llegar los diseños atemporales de la marca trayendo al presente el legado cultural de adidas”, reza el comunicado de lanzamiento de la colección.

Home of Classics de adidas Originals.

El punto de quiebre tuvo como protagonista a las adidas Stan Smith, y ocurrió cuando Phoebe Philo, diseñadora de la icónica marca Céline, cerró su desfile de 2010 enfundada en un sobrio atuendo negro rematado con este modelo de zapatillas blancas de cuero. A partir de entonces, las zapatillas que antes eran de tenis se convirtieron en un preciado objeto de deseo para las fashionistas de todo el mundo para luego pisar fuerte en las calles.

En este contexto surge la colección de Home of Classics, que no se basa en características de alta tecnología sino en los pilares sencillos e icónicos de adidas: las tres tiras, el cuero blanco y el caucho. La principal protagonista de la colección es la nueva interpretación de las Supercourt, que reinventan el tradicional cuero blanco, con exterior y forro de cuero premium y un revestimiento de lino que les confiere un toque extra de emoción.  

Hoy las zapatillasse instalaron de manera definitiva adaptándose a cualquier tipo de evento. La presentadora Ellen DeGeneres las usa a diario en su programa con los trajes más distinguidos y la sastrería más elegante. En cualquier espacio de trabajo ganan terreno reemplazando a los tradicionales zapatos abotinados en cualquier look casual y hasta se las ve en situaciones de fiesta.

Hoy cualquier look de calle acepta un buen par de adidas clásicas de cuero blanco.

Las reglas dejaron de existir, o se adaptan a un mandato superior: la comodidad y el estilo, ante todo.

*Todos los modelos de la colección se pueden encontrar en adidas.com.ar/home_of_classics

@adidasOriginals

#HomeofClassics

})(jQuery);