Millennials y centennials le dan impulso al nuevo concepto de unisex en la ropa. Así, se redibuja un espacio neutro en el que lo femenino y lo masculino conviven sin necesidad de definirse.


“Buscamos dar respuesta a aquellos consumidores que no se identifican con la tradicional división binaria entre géneros femenino y masculino a la hora de elegir ropa, calzado y accesorios.”

El reciente comunicado del sitio de compra y venta online más grande de nuestra región es contundente: en tiempos contemporáneos, la tradicional división taxativa e inquebrantable entre “sección damas” y “sección caballeros” encuentra espacios más difusos en nuevas generaciones que demandan algo tan simple como la libertad de poder elegir lo que se les ocurra.

El hecho se refleja en los medios y redes sociales de todo el mundo, y las grandes tiendas fashionistas de países con industrias de moda gigantes, como China o Francia, comienzan a adaptar sus secciones y vidrieras a un público que busca lo que le gusta más allá del género.

En la última portada de la revista The Observer Magazine, la celebridad estadounidense Jonathan Van Ness aparece con su tradicional barba tupida, sus pelos de hombre rudo por todo el cuerpo y un outfit de género indefinido: musculosa negra “de hombre”, falda plisada “de mujer” y unas botas que hace unos años podrían haberse definido como ultrafemeninas pero hoy, claramente, son unisex. Esas botas de cuero con taco y tintes metalizados se exhiben hoy mismo en la vidriera del local de YSL del shopping más lujoso de Pekín, en la sección “Menswear”, con una gráfica gigante del actor Keanu Reeves como protagonista de la campaña.

Van Ness, uno de los cinco fabulosos del reboot del exitoso reality Queer Eye, ahora de Netflix, empezó como estilista del programa incorporando túnicas, vestidos o tacos a su vestuario masculino y hoy es la gran figura del programa, fue presentador de los últimos premios MTV y acaba de lanzar un libro que está en los primeros puestos de ventas del top ten estadounidense.

A nivel local, Santiago Artemis puso el primer pie –con bota de taco alto, claro está– en el nuevo universo de la moda sin género. Basta asomarse a sus historias de Instagram para considerarlo el gran pionero argentino en este fenómeno. Sin dar explicaciones, de manera completamente natural y con muchísimo glamour, el diseñador ícono de las redes comenzó a crear sus looks mezclando ropa y accesorios de hombre y mujer con una espontaneidad que asombra. En sus continuos viajes por el mundo, es costumbre verlo elegir vestuario en la sección damas de las grandes tiendas departamentales desde hace varios años, cuando a ningún personaje del mainstream instagrammer se le cruzaba por la cabeza usar la tradicional chaqueta de Chanel con aros de perlas y un jean roto “de hombre” con botas de taco ancho. La imagen de Artemis, que más allá de la ropa que usa nunca dejó de definirse como un hombre gay, despertó la curiosidad de sus seguidores más jóvenes, que comenzaron a preguntarse: “¿Qué tiene de malo usar un buzo supuestamente de mujer si a mí, siendo hombre, me queda bien y me gusta?”.

“Hay concepciones que todavía asocian el rosa con mujer y hay gente que todavía tiene ese miedo. Hay que romper con eso porque se abre un panorama mucho más grande para vestirse”, opina el diseñador. “Los zapatos con taco, las bucaneras, el mezclar los géneros, es algo que yo hice siempre naturalmente, desde muy chico, y ahora veo que es una tendencia muy marcada y digo ‘guau, está sucediendo’. No tenés que ponerte un zapato con taco o algo rosa siendo varón, no se trata de eso, te podés poner un overol o lo que sea sin estar pendiente de si es para hombre o mujer, y te juro que se te abre un panorama mucho más grande y te podés expresar desde un lado más honesto”, dice.

La escritora Carolina Unrein, autora de Pendeja. Diario de una adolescente trans y militante por la igualdad, fue una de las figuras elegidas para representar la campaña Moda sin género de Mercado Libre: “Me parece que es necesario que empecemos a entender que la ropa no tiene género. Es fruto de toda esta lucha y de la conversación que se está teniendo”.

Mariana Genesio, protagonista de la exitosa tira Pequeña Victoria, de Telefe, no cree que este asunto se circunscriba sólo a los límites de la moda y la estética, sino que se trata más de concebir un nuevo estilo de vida que abarca toda la personalidad del nuevo ser humano. “Está bueno que la gente, además de sentirse libre y respetada y respetar al otro, se permita jugar con la forma de vestirse, de actuar, de ser”, destaca la actriz.

Más allá del análisis sociológico, existe una nueva generación de consumidores que reclaman espacios de moda sin género para sentirse más libres (y con mejores opciones) a la hora de elegir. Así lo analizan desde Mercado Libre, en la voz de su VP Comercial, Karen Bruck: “En el marco de una sociedad que busca reducir la brecha de género, la necesidad de moverse hacia lo inclusivo se vuelve indispensable. Hoy, una misma prenda, calzado o accesorio puede ser llevado por cualquier persona, desafiando las lógicas binarias tradicionales. Esto es una tendencia extendida que va más allá de la moda; se trata de un cambio social mucho más profundo”.

“Hoy, una misma prenda, calzado o accesorio puede ser llevado por cualquier persona, desafiando las lógicas binarias tradicionales. Esto es una tendencia extendida que va más allá de la moda; se trata de un cambio social mucho más profundo.”

})(jQuery);