Estos espacios fueron elegidos por directores del séptimo arte para filmar aquellas películas que se caracterizan por la formulación, planificación y ejecución de un robo. Sitios emblemáticos, paisajes naturales y establecimientos míticos de diferentes partes del mundo que quedaron inmortalizados en escenas para la gran pantalla.


  • La estafa maestra (2003), Venecia, Italia

Un audaz atraco en Venecia realizado por un grupo de ladrones, supervisados por Donald Sutherland y encabezados por Mark Wahlberg. La primera parte de la película fue filmada en la ciudad italiana, entre las góndolas, donde asoma el familiar Campo San Barnaba, visto anteriormente en Indiana Jones y la última cruzada. Los atractivos más importantes de este lugar son su iglesia, construida a mediados del siglo XVII, y el Ponte dei Pugni, uno de los puentes más famosos, dado que en él se enfrentaron durante años las bandas rivales y los ganadores tiraban a sus oponentes al canal.

  • Fuego contra fuego (1995), Venice, Los Ángeles, Estados Unidos

Robert De Niro y Al Pacino se encuentran en lados opuestos de la ley en este filme donde las persecuciones y los tiroteos son impactantes. De Niro es un criminal que dirige una profesional banda de ladrones que efectúa atracos millonarios, y Pacino tiene que atraparlo. La locación de la película es Venice, un barrio residencial frente a la playa del lado sur de Santa Mónica, que en los últimos años se volvió muy popular por los extravagantes acontecimientos a lo largo de sus playas repletas de artistas y vendedores callejeros, el skatepark con vista al mar, los bulevares inundados de arte y la boardwalk colmada de shops para todo tipo de público.

  • Punto límite (1991), Bahía de Waimea, Hawái, Estados Unidos

Olas colosales y majestuosas. Aquí ocurre una de las escenas más importantes de la película protagonizada por Patrick Swayze y Keanu Reeves. Ubicada en la legendaria North Shore, la Bahía de Waimea es un lugar fundamental para practicar surf. La temporada de imponentes olas en esta isla va desde noviembre hasta febrero y se recomienda que sólo los expertos en la materia ingresen en el mar, dado que las olas pueden alcanzar hasta nueve metros. Además de los torneos que se suceden en este punto, uno puede disfrutar de las extensas playas de arenas blancas y visitar el jardín botánico de Haleiwa.

  • La gran estafa (2001), Las Vegas, Nevada, Estados Unidos

El hotel Bellagio se convirtió en el escenario principal que acompañó a George Clooney, Brad Pitt, Andy García y Julia Roberts, entre otros nombres imponentes que inundaron esta película. Casi cinco semanas duró la filmación de esta remake en este hotel ubicado en el South Las Vegas Boulevard, inspirado por el lago de Como de Bellagio, en Italia, que tiene suites privilegiadas con vistas al valle de Las Vegas y a las emblemáticas fuentes bailarinas sincronizadas por música.

  • Dos hombres y un destino (1969), Tlayacapan, México

Paul Newman y Robert Redford, una de las parejas favoritas del cine, interpretan a Butch Cassidy y Sundance Kid, respectivamente, quienes deciden buscar suerte en Bolivia. Todas las escenas que representan al país vecino en realidad fueron filmadas al sur de México. El último enfrentamiento heroico se llevó a cabo en la Plaza del Mercado de Tlayacapan, una ciudad en la parte noreste del estado de Morelos. El mayor atractivo turístico es, sin duda, el ex Convento de San Juan Bautista, que data del siglo XVI, alberga momias y manifiesta una belleza arquitectónica impactante.