Desde hace varios años que las personas que forman parte de la denominada generación Millennial, aquellos nacidos entre la década de los 80 y mediados de los 90, alcanzaron la edad adulta y no solo se han adentrado en el sistema laboral, sino que además ya viven por su cuenta (en la mayoría de los casos) y deben realizar el pago de alimentos, vivienda, impuestos, entre otros.

A pesar de que esta sería la generación más preparada académicamente, también es la que se enfrenta a una mayor disparidad entre el dinero que pueden generar a través de su empleo, y los crecientes costos de vivienda en el mundo. Argentina, sumida en una crisis compleja desde hace varios años, no es una excepción a la regla.

Es por eso que la mayoría opta por dejar los puestos de trabajo tradicional para dedicarse a emprender.

En esta era digital, liderada por la compra y venta de productos a través de Internet, cada vez más emprendedores deciden iniciarse en el mundo empresarial a través de plataformas virtuales. Pero, ¿cómo lo están haciendo? buena parte de estos nuevos empresarios estarían iniciándose a través de lo que se conoce como Dropshipping.

Dropshipping, qué es y por qué lo elige la nueva generación

Esto se debe a que es uno de los pocos modelos de negocio del mundo del comercio que permite que los emprendedores inicien un negocio exitoso, sin necesidad de contar con capital ni inventario. En el Dropshipping actuaremos principalmente como intermediarios entre un proveedor y un consumidor final, es decir, no trabajaremos con elaboración, almacenamiento ni entrega de productos.

No solo eso, sino que el Dropshipping incluso da la posibilidad de que (aquellos que cuentan con mayor experiencia en mercadeo y emprendimiento) puedan comercializar una marca blanca mediante una imagen comercial propia, lo que puede ayudar a optimizar el posicionamiento de lo que vendemos, y fundamentar realmente un proyecto personal.

¿Por qué es ideal para nuestro país?

Como lo mencionamos al inicio, la crisis que atraviesa Argentina ha hecho que el emprendimiento se convierta en una de las opciones más efectivas para quienes quieran alcanzar la libertad financiera. Al tratarse de un modelo de negocio que permite emprender sin requerir capital o inventario, es fácil ver por qué es ideal para nuestro país.

Argentina, al ser un país donde los negocios mayoristas y minoristas satisfacen la mayor parte de las necesidades de la población, el modelo gana aún más tracción, teniendo cientos de opciones para los emprendedores que quieren convertirse en intermediarios entre proveedores y consumidores finales.

Aplicarlo en Argentina

A pesar de esto, no significa que aplicar el modelo en Argentina sea sencillo ya que se requiere de un par cambios en la sociedad. El primero es la educación del emprendedor que, a pesar de haber escuchado sobre este modelo de negocio, realmente sabe poco sobre su funcionamiento y las “reglas” que lo rigen.

El segundo cambio viene de parte de los proveedores que, al estar acostumbrados a los métodos de comercialización tradicional, todavía no se han adentrado de lleno en el modelo Dropshipping. Aunque este ya ha comenzado a ganar popularidad entre los comerciantes, todavía es complejo encontrar productos para hacer Dropshipping en Argentina.

Puede que todavía quede trabajo por hacer para lograr que esta modalidad se masifique realmente en el país, sin embargo, mediante el esfuerzo colectivo de la nueva ola de emprendedores (así como las mismas variables que componen la economía argentina) parece inevitable el posicionamiento de este modelo de negocio en los próximos años.