La serie de culto de HBO estrenó su segunda temporada con la incorporación de Meryl Streep.


Las espléndidas mujeres de Monterrey parecían haber encontrado la calma en el final de temporada de la serie de temática femenina que causó furor en todo el mundo. Con Nicole Kidman y Reese Witherspoon a la cabeza, este thriller con ingredientes de Desperate Housewives y algunos flashes de los fuertes lazos de amistad entre mujeres que planteó en su momento Sex And The City, estrenó su Season 2 con un interesante twist a cargo de, acaso, la mejor actriz del mundo: Meryl Streep. Interpretando a la suegra del personaje de Nicole Kidman, la ganadora de múltiples premios Oscar llega a Monterrey para ayudar a su nuera en la crianza de sus nietos, aunque sus verdaderas intenciones residen en averiguar que pasó con la accidentada –y misteriosa- muerte de su hijo.

En esta segunda temporada Reese Witherspoon mantiene firme su personaje de madre obsesiva y caricaturesca, mientras que Zoë Kravitz le da un giro inesperado a la historia cuando empieza a experimentar fuertes episodios de culpa y angustia por lo ocurrido en la noche de gala que recorre toda la primera temporada.

La perfección solapada de Monterrey se mantiene intacta en esta segunda entrega, en un mix que combina el glamour del lujo norteamericano con asesinatos, secretos, la vida escolar doméstica y el tema de la violencia de género tratado en las caras de dos enormes actrices como Nicole Kidman y Meryl Streep.