Una experiencia de moda inolvidable.


Playa, compras, moda y amigos. Las cuatro palabras mágicas que marcaron el ritmo de este viaje se concentraron en un hotel frente al mar, un high fasion shopping center con las tiendas más exclusivas del mundo y un reducido grupo de influencers dispuestas a pasar cuatro días espléndidos con todo Bal Harbour Shops a su disposición.

Como inmersas en un cuento de cenicienta, las argentinas Angie Landaburu y Ash Mateu (@angelitac y @ashmateu) arribaron a Miami para explorar el diseño, vivir la moda y ser protagonistas de un desafío envidiable: con las puertas abiertas de Neimann Marcus, Roger Vivier y The Webster a su entera disposición, la influencer más reconocida del país y una de las fashion stylist más respetadas de la industria se dispusieron a crear editoriales exclusivos para El Planeta Urbano y generar espectaculares historias de viaje en sus redes sociales.

Bags and shoes

Roger Vivier, en Bal Harbour Shops, fue la primera escala de esta aventura. 

Angie es embajadora internacional de la marca y conoce cada secreto de los bolsos y zapatos más exclusivos del mundo. Así, fue recibida como una íntima amiga por las encargadas de la tienda, quienes buscaron la combinación perfecta para el vestido Gucci que llevaba puesto la influencer. Unos audaces animal print de taco bajo matchearon a la perfección, dando comienzo a un espontáneo shooting en los exteriores de la tienda, con palmeras y fuentes de agua como escenario perfecto para las mejores tomas. Mientras hacía de fotógrafa y estilista, Ash se dispuso a combinar su nuevo vestido de Sandro con los tradicionales Roger Vivier de hebilla cuadrada en seda color verde agua y un pequeño bolso del mismo tono. Inmediatamente, las cool hunters de Bal Harbour Shops se hicieron eco de su look y vinieron a tomar fotos para la cuenta @balharbourshops. 

Luego de la sesión, nos contaron una breve historia de esta icónica marca mientras compartíamos una copa de champagne en los elegantes sofás de la tienda.

Así, supimos que Roger Vivier nació en París en 1907 y que su método artístico se debe, en parte, a sus estudios de escultura en la escuela Beaux Arts de esa ciudad. También, que comenzó a diseñar zapatos  fascinado por el ambiente del teatro y de los music hall y que fue el encargado de diseñar los zapatos que llevó Su Majestad la Reina Isabel II en el 1953 durante la ceremonia de su coronación. La Duquesa de Windsor, La Princesa Soraya de Irán, Marlene Dietrich, Elizabeth Taylor, Jeanne Moreau, Brigitte Bardot y Catherine Deneuve –quien hizo clebre la kku, Brigitte Bardot y  que  Tambi sofo tono. Inmediatamente, las cool hunters de Bal Harbour Shops se hicieron eco de élebre la hebilla “Boucle” plateada en la película “Belle de Jour»- son otras de las grandes divas de la historia que representaron a Vivier, abriendo el paso para que celebridades contemporáneas como Cate Blanchett, Penelope Cruz, Scarlett Johansson, Charlize Theron, Katie Holmes o Anne Hathaway continuen con el legado de la firma.

The coolest place un town

Luego de un sofisticado almuerzo francés en el bistró Le Zoo, subimos al primer piso de Bal Harbour Shops para vivir la experiencia más cool del viaje: dos horas en la famosa tienda multimarca The Webster, con todos los percheros a nuestra disposición y asesoramiento exclusivo de los estilistas para lograr los mejores looks.

The Webster es un multi-brand de lujo que se destaca por su curaduría sobre las mejores piezas de diseñador. Allí encontramos esa cartera de YSL que nadie tiene porque es de un color audaz e inesperado. Allí, también, abundan las ediciones limitadas de Fendi o Burberry y las colecciones de sneakers para hombre rompen todas las barreras del lujo easy going. Su creadora, Laure Heriard Dubreuil, fue pionera en instalar la noción de concept store aplicado a las marcas más exclusivas, manteniendo la premisa de establecer ella misma los lineamientos de sus colecciones: siempre cool, siempre original, siempre de la mejor calidad y el más sofisticado diseño; siempre únicas.

Durante nuestra experiencia en The Webster, Angie encontró el look perfecto para la cena que vendría horas más tarde en el topísimo restaurante japonés Makoto: remerón de Cholé, leggings con monograma de Fendi y sandalias de YSL. Ash, por su parte, jugó a ser Pharrel Williams con un piloto con lettering de Burberry, bolso gigante ad hoc, sweater de Balenciaga y lentes y sombrero para completar un concepto que causó furor en redes.

Una tarde a puro lujo

La noche en el St. Regis, frente a Bal Harbour Shops, fue perfecta para descansar en un entorno adecuado a nuestras experiencias de compra de ese día. A la mañana siguiente desayunamos en Atlantikos, al borde de la piscina del hotel, y disfrutamos de la playa hasta el mediodía. La premisa fue reponer energías, pues esa misma tarde nos esperaba con sus puertas abiertas la gran tienda departamental Neiman Marcus para dejarnos jugar en sus pasillos como si estuviéramos en la típica escena de compras de una película.

El look de traje a rayas de Angie y el extravagante vestido de Ash que vemos en las fotos dan cuenta de una experiencia de moda sin precedentes en esta tienda que fue fundada en Dallas en 1971 y a los pocos años desembarcó en Bal Harbour Shops para llevar a la Florida (y de ahí a todo el mundo), las últimas colecciones de alta moda de París y Nueva York.

Aquella noche, exhaustos pero felices con nuestras compras, coronamos el viaje con una gran cena de amigos en el clásico Carpaccio, haciendo honor al lema de Angie, nuestra influencer preferida: “Pasta all day”.

})(jQuery);