Nadie está ajeno a lo que está pasando en la serie más exitosa del último tiempo. Con cifras de rating históricas y presupuestos jamás pensados, GoT juega su última temporada para saber quién se quedará finalmente con el trono. Además de dragones y caminantes blancos, sus episodios cuentan con paisajes medievales exóticos, clásicos y con un gran detalle: todos tuvieron un resurgir turístico gracias a la creación de George R.R. Martin.


AÏT BEN HADDOU, MARRUECOS

Declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987, esta ciudad fortificada situada a 190 kilómetros de Marrakech está construida en arcilla, piedra y barro. Muchos éxitos de Hollywood fueron filmados allí, como La joya del Nilo, Gladiador, La momia y Babel, y fue uno de los escenarios elegidos por Game of Thrones simulando ser Yunkai, una ciudad que Daenerys libera en la tercera temporada.

PALACIO DE VERDALA, MALTA

Fue construido en 1586, durante el reinado de Hugues Loubenx de Verdalle, y actualmente es la residencia oficial de verano del presidente de Malta. En la serie fue el destino donde la familia Targaryen se encontraba exiliada. También fue escenario de la boda de Daenerys y Khal Drogo, donde está la roca más antigua de la ciudad, conocida como “la Ventana Azul”, que hace poco se derrumbó.

BALLINTOY, IRLANDA DEL NORTE

Este pequeño pueblo de pescadores ubicado en el condado de Antrim fue elegido por la producción de GoT para la segunda temporada, en el regreso de Theon Greyjoy a su casa en las Iron Islands. En pleno rodaje, la zona tuvo un acceso limitado y los comercios del lugar fueron cerrados temporalmente. Los roadtrippers que se dirigen al Reino Unido lo suelen reconocer e inundan sus Instagram con selfies inolvidables.

DUBROVNIK, CROACIA

Quizás el escenario más conocido de este top five. King’s Landing, la capital de Westeros, es una de las principales atracciones turísticas de Croacia y el mar Adriático. Allí está el trono, y la ciudad parece estar hecha a medida de la narrativa de la serie: está rodeada por laberintos de murallas, catedrales de piedras y miradores de época. Una de las escenas más recordadas allí fue “El paseo de la vergüenza de Cersei”: tras desobedecer las órdenes del Gorrión Supremo –quién le exigía pedir perdón por sus pecados–, la reina madre fue obligada a caminar desnuda por las calles de la ciudad ante la bronca y el maltrato de los ciudadanos de la capital.

GRJÓTAGJÁ, ISLANDIA

Ubicado al norte de Islandia, este paraíso de aguas termales se encuentra dentro de una cueva de lava que hasta 1970 era una zona de baños populares. La temperatura del agua puede llegar a los 50 °C. Se convirtió en un must turístico luego de que Jon Snow y su novia, Ygritte, tuvieron una escena romántica en las aguas de la cueva durante la tercera temporada. La mejor hora para visitarlas es a la mañana: la masa turística llega luego del almuerzo.