Desde hace varios años, el comercio electrónico se ha comenzado a popularizar en el mundo por presentar grandes ventajas al momento de comprar y vender productos. Aunque al principio se tratara solamente de un canal de ventas en el que se comercializaban bienes de bajo precio, actualmente podemos ver que se puede vender absolutamente todo por Internet y los productos de belleza se encuentran entre los más deseados, principalmente los maquillajes.


Aunque actualmente en nuestro país sea sencillo conectarse e ingresar Internet para ver la más reciente campaña TSU Cosméticos 2019, con ofertas en todo tipo de bases, labiales, y esmaltes, la realidad es que esto no siempre fue así. Es por esto que es importante conocer cómo ha potenciado el e-commerce al mercado del maquillaje, y de qué forma se ha posicionado en nuestro país.

E-commerce y maquillaje

El mercado del maquillaje es, en su forma tradicional, uno millonario, caracterizado no solo por los productos de alta gama y costos superlativos, sino también por opciones más asequibles para cualquier tipo de público. El desarrollo del Internet, con redes sociales (generación e intercambio de contenidos) y canales de comercialización alternativos, no han hecho más que incrementar su rentabilidad.

De acuerdo a reportes recientes y gracias al impulso que le ha dado Internet y todas las herramientas que este puede proveer, el mercado de la belleza podría alcanzar una valoración global de $805 millardos en los próximos 5 años, convirtiéndolo en uno de los más rentables del mundo.

Este mercado en la argentina

Es importante destacar que esto no es algo de lo que se excluya a nuestro país, ya que en el 2017 se lanzaban los primeros reportes que afirmaban que las ventas del maquillaje en Argentina (a través de tiendas virtuales) creció un 104%, sólo durante ese año. Es así como las ofertas de empresas como L’Oréal o los catálogos de Amodil comenzaron a dominar este mercado.

Aunque muchos pensaran que esto era algo momentáneo, la realidad es que las nuevas generaciones de consumo no solo estabilizaron las ventas de estos productos, sino que lograron incrementarlas con el pasar de los años. En este 2018, los millennials argentinos ya eran quienes más los consumían en la región.

Plataformas que agilizan el proceso

Aunque al hablarse de e-commerce muchos puedan pensar en las tiendas virtuales tradicionales, la realidad es que ha surgido toda una gama de plataformas que agilizan el proceso de compra, optimizando el desarrollo de estrategias omnicanal con los que es posible incrementar aún más las ventas, sin necesidad de que ambos caminos se “canibalicen”.

Un ejemplo de esto es Kimbino, una plataforma que publica los folletos de ofertas más actuales de minoristas que operan en el país, facilitando el proceso de obtención de las mejores ofertas para tu bolsillo. Mediante este espacio, por ejemplo, es posible buscar la campaña 2019 de TSU y encontrar precios de descuento que están hasta 30% más bajos que en las tiendas tradicionales. Ya sea para aprovechar la liquidación de verano de los catálogos de Amodil gracias a Kimbino, agilizar un proceso de compra de cosméticos, o al contrario, que tengas la intención de adentrarte en el mundo de los negocios a través de la venta de productos de belleza, Internet se ha convertido en la herramienta adecuada para lograrlo, especialmente en la Argentina.