Su libro El sutil arte de que todo te importe un caraj* figura en el ranking del The New York Times como uno de los más vendidos del mundo, y su web de contenidos pagos markmanson.net alcanza los dos millones de lectores por mes. ¿El secreto? Fomentar la “antiayuda” y la idea de que debemos resignarnos a que es imposible ser felices todo el tiempo.


“Autor. Pensador. Entusiasta de la vida.” Así se define en su sitio web Mark Manson, un blogger millennial estadounidense que se convirtió en uno de los últimos fenómenos editoriales a nivel internacional. Nacido en Austin, Texas, y formado en finanzas, avanza más en su descripción: “Escribo sobre grandes ideas y doy consejos de vida que no apestan. Algunos dicen que soy un imbécil. Otros, que les salvé la vida. Leé y decidí por vos mismo”.

Con esa invitación, Manson, de 34 años, convoca a leer las páginas de sus libros, que todavía no fueron editados de manera física en la Argentina pero pueden conseguirse en español en versión digital (en Amazon o en la tienda online de Boutique del Libro, por ejemplo).

Su debut en el universo editorial fue Models: Attract Women Through Honesty. Durante esos años, entre otras apariciones, empezó a publicar sus columnas en Huffington Post y fue destacado por Forbes por su perfil emprendedor (y las 400 mil visitas mensuales que ya tenía en su sitio web en 2014) al frente de su propia compañía. El boom definitivo llegó con su segundo libro, The Subtle Art of Not Giving a F*ck. A Counterintuitive Approach to Living a Good Life, que desde el título arenga a patear el tablero. En español también suena motivador: El sutil arte de que todo te importe un caraj*. Un enfoque disruptivo para vivir una buena vida. Con este lanzamiento, en 2016, el autor estadounidense se convirtió en un hit de ventas. Apareció en el top 10 de best sellers de los diarios The New York Times y Washington Post, de la librería Barnes & Noble y de la tienda online Amazon. En Goodreads, una popular comunidad online de lectores (la app se puede descargar de forma gratuita), su libro tiene más de 253 mil reseñas, con un puntaje de 3,99/5.

Contra la corriente, el libro de Manson no tiene el mote de “autoayuda” sino el de “antiayuda”, un modo de plantear una postura más ruda. ¿Por qué? El autor habla de las elecciones que tomamos para encontrar lo realmente relevante de la vida, aquello que importa. Su teoría podría resumirse así: no todo es positivo, fácil o bonito, y si no nos ocupamos de lo que importa, quedaremos aplastados por las pequeñas cosas. “La felicidad está en aprender cómo entender las pruebas de la vida. Hay más estrellas en el universo que granos de arena en el planeta, no podrías ser especial aunque lo quisieras, entonces pará de probarte a vos mismo todo el tiempo. Tratar de probarte algo a vos mismo y a los demás es la raíz de todas las miserias. La vida se trata de resolver problemas. Por eso, hay que aprender a elegir buenos problemas. Evitarlos sólo hace que todo sea peor”, explica.

Su libro más reciente fue también un hit en Brasil, país en el que vivió durante cuatro años junto a su mujer, nacida en San Pablo, y al que escribió el texto “Una carta abierta a Brasil” en los días del impeachment de Dilma Rousseff, en el que decía que el “jeitinho brasileiro” necesita morir: “Esa trivialidad, esa manía de decir que Brasil siempre fue así y que no tiene más remedio también necesita morir”.

Su libro más reciente fue también un hit en Brasil, país en el que vivió durante cuatro años junto a su mujer, nacida en San Pablo, y al que escribió el texto “Una carta abierta a Brasil” en los días del impeachment de Dilma Rousseff, en el que decía que el “jeitinho brasileiro” necesita morir: “Esa trivialidad, esa manía de decir que Brasil siempre fue así y que no tiene más remedio también necesita morir”. Esa carta, que se volvió viral, cosechó aplausos y críticas por igual.

En una entrevista con Veja, le comentaron que su libro fue calificado de “budismo para millennials”, a lo que respondió: “No estoy en desacuerdo. El budismo me influenció bastante, a pesar de no considerarme budista. Siempre me interesó, leí mucho y practiqué un poco, pero no me gusta declararme de esta u otra religión. Las ideas del budismo de no apegarse fueron muy valiosas para valorar lo que era bueno y lo que no en mi vida. Los budistas también tienen un buen entendimiento sobre el conflicto y los problemas”. En esta misma charla, dice: “La positividad está sobreestimada, ella amplifica aquello que falta en la gente o lo que deseamos ser. Es mejor ser honesto sobre sus problemas y defectos que intentar sentirse bien todo el tiempo”.

Así como su blog (markmanson.com) atrajo a cientos de miles de lectores, sus redes sociales también potenciaron su alcance. En Facebook supera los 468 mil seguidores; en Instagram alcanza 151 mil, y en YouTube se acerca a las 395 mil reproducciones. Antes de los libros, se puede tener un acercamiento a sus ideas a través de sus artículos. Hay muchos de fácil acceso, por ejemplo, en su web (que ahora llega a los dos millones de lectores por mes): el más popular se titula igual que su libro. En una selección que hizo el autor, el menú iniciático incluye 20 notas con propuestas como “pará de intentar ser feliz”, “en defensa de ser alguien promedio”, “no, no podés tenerlo todo”, “el amor no es suficiente” o “el sueño americano nos está matando”. En su sitio hay un amplio menú de contenidos, como audiolibros, videos, ebooks, cursos y un modelo de suscripción. Con su último libro, Manson también sale de gira: entre mayo y junio tiene programadas once presentaciones en teatros y auditorios de las principales ciudades de los Estados Unidos y Canadá. Allí llevará, en persona, su receta para vivir la buena vida.