En pleno corazón de Palermo, un nuevo espacio le rinde tributo a la cultura hipster: cerveza tirada, rock de fondo y una barbería exclusiva. Como en Londres, pero sin niebla.


Buenos Aires transforma y también se transforma. Su impronta de ciudad europea se ve en las calles de adoquines, en esos pasajes mínimos que conectan dos avenidas, en los pilotos largos y azules de la gente que camina hacia el trabajo y, claro, en sus locales. Siempre a la vanguardia, las hamburgueserías coparon a los tumbos todas las esquinas de barrio; las guirnaldas de luces amarillas indican que ahí se toma buena birra, y los cafetines, marca registrada de los porteños, resisten al paso del tiempo a fuerza de cortados en jarrito y medialunas de manteca. Palermo, como epicentro cool, marca el ritmo.

Las dos tendencias más influyentes de este último tiempo se unieron en un nuevo concepto: The Barbeer. “Barba y birra”, como le dicen sus habitués. Un lugar para cortarse el pelo, emprolijar la barba y tomar (antes, mientras o después) la mejor cerveza artesanal. Puertas adentro, este recinto de estilo londinense impacta con sus materiales nobles, como la madera, el hierro y el cemento alisado, que convergen alrededor de la barra principal. El toque vintage se lo da la bicicleta de cobre (realizada especialmente por la marca Ghetto para este lugar) que aparece suspendida en el aire. En el primer piso está el salón, donde los barberos, de moño negro y delantal industrial, harán lo imposible para tunear un buen look. Cualquiera de los tres servicios (corte de pelo, de barba o ambos) viene con media pinta de cerveza de cortesía. Y si es la Strong Belgian, mejor: seca, frutal, ligeramente especiada y, sobre todo, fácil de beber. La propuesta gastronómica también es muy interesante. Además de las 40 canillas de cerveza artesanal de diferentes partes del país, las hamburguesas son un imperdible: 200 gramos de carne y pan recién horneado, la pareja perfecta. Vienen en ocho variantes, incluyendo una vegetariana elaborada en base de lentejas. La carta se completa con pizzas, tapas y entradas. Los que suban al primer piso también podrán pedir algunas de las 25 etiquetas de whisky que The Barbeer tiene para ofrecer. Y en la misma sintonía viaja la música. Rock, blues, rhythm & blues. Londres se respira y se escucha. Un corte de pelo, la barba al ras, una pinta amarga y el riff de Keith Richards que recién comienza.

 

The Barbeer – Costa Rica 5560 (Palermo).

Servicios de barbería sólo con turno en thebarbeer.co.

Domingos a miércoles, de 18 a 2. Jueves a sábados, de 18 a 4.

})(jQuery);