Humberto Tortonese: Sueños de Libertad

LEJOS DEL MITO DE LOS OCHENTA, EL ACTOR SE CONSOLIDA COMO UNA VOZ RECONOCIDA EN LA RADIO ACTUAL Y PREPARA UNA OBRA DE TEATRO EN LA QUE LE DARÁ CUERPO AL MISMÍSIMO DIOS. CON EL PELO CORTO Y LA BARBA ENTRECANA, LE DIJO ADIÓS A LA BOHEMIA PARA ENTREGARSE A LA MADUREZ CONSERVANDO ESA ESENCIA POR LA QUE TODO EL MUNDO LO ADORA, LA DE UN ARTISTA HILARANTE QUE SIGUE ROMPIENDO ESTRUCTURAS.

Quien juzgue a Humberto Tortonese sólo por su trabajo pensará que es un delirado, sinónimo del under y de todo lo que de ello pueda derivar. “Eso quedó porque en la Argentina hay muchos clichés”, me dirá más tarde. Sin embargo, a mí me recibe el Humberto organizado, detallista, obsesivo por el orden, en una casa fantástica que él mismo diseñó, que inspira la sensación de hogar. Hay té y sándwiches de miga y aún así se lamenta porque no llegó a hacer scones. Tiene una mirada que irradia alegría. El presente lo encuentra ensayando la adaptación de An Act of God, una obra de David Javerbaum que estrenará en enero, y afianzado en su espacio radial con Elizabeth Vernaci.

– ¿Alguna vez soñaste que la radio iba a ser tu medio

– No, para nada.

– ¿Escuchabas radio cuando eras chico?

– Lo mío siempre fue el teatro, con el underground hacíamos nuestros sketchs con una libertad maravillosa; si había algo que no querías hacer, no lo hacías. Pero mi padre sí, ponías Radio Colonia en un combinado, con todas esas noticias dramáticas que pasaban...De grande tampoco le dí importancia hasta que la Negra [Vernaci] me ofreció trabajar con ella.

–¿La Negra es la Cris Morena de la radio, por la gente que ha descubierto?

–Siempre tuvo una visión ante algo novedoso, es de avanzada. Es muy estricta y responsable con su trabajo. Después de que se fue Fernando Peña, me ofreció ir como invitado a la radio. Estábamos en casa, en un cumpleaños. “Venite y charlamos como lo estamos haciendo ahora”, me dijo. No pensábamos que íbamos a tener la conexión que tuvimos. Y ya hace como 20 años. Me acuerdo de que al principio los taxistas se daban vuelta a mirar porque me reconocían por la voz. La radio tiene esa locura de meterte en algún lugar donde de golpe te olvidás de todo y sacás lo mejor de vos.

–¿Cómo empezó tu carrera profesional?

–De chico vivíamos en San Telmo...

–¿Eras buen alumno?

–Más o menos, siempre fui muy distraído y terminaba el año con muchas previas pero pasaba, hasta que repetí tercer año. El repetidor se convertía en el burro, pero tuve la suerte de que me pasaron de un aula de 30 personas a una de ocho y fue maravilloso porque cada uno tenía su personalidad.

–¿Ibas al teatro de chiquito?

–Papá me llevaba al Cervantes a ver Florencio Sánchez o La casa de Bernarda Alba. No teníamos mucha plata, mi papá era un profesional pero después de que mamá falleció se quedó con sus tres hijos. Veíamos esos clásicos y a mí me fascinaba todo, lo ficticio, hacer real algo que no lo era... sentía que era mi mundo. Me relacioné con lo artístico, con el poder soñar e inventar cosas.

–¿Cómo empezaste a conectarte con gente?

–Cuando terminé el colegio, empecé a hacer teatro y a encontrarme mujeres a las que les gustaban las mujeres y hombres a los que les gustaban los hombres. Eso podía resultar un grupo cerrado o lo podías abrir. Yo decidí manejarme con libertad y a todo el mundo le decía que era gay, porque cuando mentís se nota. Hay muchísima gente que no tuvo la posibilidad, como la tuve yo, de ser un exponente de su libertad.

“A TODO EL MUNDO LE DECÍA QUE ERA GAY, PORQUE CUANDO MENTÍS SE NOTA. HAY MUCHÍSIMA GENTE QUE NO TUVO LA POSIBILIDAD, COMO LA TUVE YO, DE SER UN EXPONENTE DE SU LIBERTAD.”

–Cuando pienso en vos lo hago como sinónimo de libre.

–Si sabés usar la libertad en el trabajo es fantástico. Me acuerdo de cuando Luis Chela, histórico productor de Susana Giménez, me convocó y me dijo “hacé lo que quieras”. Así nació el personaje de la diputada Gasconcha.

fin nota

Artículos Relacionados>

Por Tomás Gorrini
De Charly García a Los Auténticos Decadentes y Fito Páez. La historia de la artista que corre detrás de sus sueños y que acaba de estrenar canción junto al genio creador de El amor después del amor.
Por David Lifschitz
Dicen que las segundas vueltas nunca fueron buenas, pero su reencuentro con el personaje que la consagró a nivel mundial entierra con fuerza este mito. En la piel de Édith Piaf, asegura que alcanzó todo lo que imaginaba para su carrera.
Por Marcelo Pavazza
Con la conducción de Qué mañana!, todos los días en Canal 9, el chef y maestro de ceremonias confirma su versatilidad y verifica una vocación que arrancó hace casi 40 años, cuando el célebre Gato Dumas lo convirtió en su discípulo, enseñándole los secretos de una profesión que hoy lo tiene como referente indiscutido.
Por Daniel Bajarlía
El artista que formó parte de algunos de los programas de culto más importantes de la televisión ahora abre las puertas de su hogar para grabar ¡Fa!, un ciclo de reuniones culturales donde la música y el debate son los verdaderos protagonistas.
Por Rolando Gallego
Interpretó grandes historias y se puso en la piel de personajes inolvidables que dividieron los debates en las redes y en la opinión pública. Siempre ecléctica, la joven actriz trata de nunca repetirse y ahora va en busca de nuevos desafíos a la altura de su talento.
Por Camila Mariani
A través de su marca Sazkat, Romano propone poder expresarse libremente, pero de manera elegante ante diferentes situaciones. Hijo de una familia de sastres, se tomó su tiempo para entender que también ese era su destino, aunque sin desatender su amor por la música.
Por Karina Noriega
El realizador entrerriano, que filmó clips para Oriana Sabatini, Cande Tinelli y Emma Horvilleur, entre otros, cuenta cómo fue trabajar con la "reina del pop local" en esta pieza audiovisual que ya tiene 2,4 millones de vistas.
Por Mariana Merlo
La artista disfruta de su presente en la Argentina, donde protagoniza una de las obras clásicas del teatro musical, proyecta grabar su propio disco de canciones y atraviesa una maternidad que la hace vivir plena y libre.