Neymar: pie con bola

Se llama igual que su padre y siguió sus pasos profesionales, pero lo superó ampliamente. Producto de la clase media y sin la historia trágica del chico pobre que llega a la cima, es el jugador del momento. Y esto recién empieza.

Fue el 4 de julio de 2014. Faltaban cuatro minutos para que terminara el partido que Brasil le estaba ganando por 2 a 1 a Colombia, cuando los 67.050 espectadores que sacudían los cimientos del estadio Castelão, en Fortaleza, contuvieron la respiración: Neymar caía al piso, aullando de dolor, tras recibir un rodillazo del defensor rival Juan Zúñiga. Segundos después lo sacaban en camilla y los médicos confirmaban lo peor: tenía fracturada la tercera vértebra lumbar. Neymar se había quedado sin Mundial y, en ese momento, quizá hasta sin carrera. En el Barcelona tampoco lo podían creer: el club catalán lo había comprado un año antes por 55 millones de euros con negociado incluido) y lo necesitaba un par de temporadas más para recuperar el gasto. Por suerte lo atendieron a tiempo y la cosa no pasó a mayores. El ídolo moreno de 22 años y corte desmechado con claritos volvería a las canchas y todos felices.

Neymar da Silva Santos Júnior nació en Mogi das Cruzes, San Pablo, el 5 de febrero de 1992, y no tiene una de esas biografías que hacen llorar. Nada de historias épicas desde el hambre y la pobreza hasta la cima del éxito. Más bien es una historia común y silvestre: hijo de un ama de casa y un futbolista profesional que le puso su mismo nombre (papá Neymar era bueno, pero del montón), ingresó en el Santos en 2003 y tras seis años en las inferiores saltó a primera en 2009. Ese mismo año fue elegido Mejor Jugador Joven del campeonato paulista. Un año después ya era el mejor delantero y el máximo goleador de Brasil con números sorprendentes: el 15 de abril de 2010 hizo cinco goles en el mismo partido. Los clubes europeos no tardaron en enterarse de la existencia de semejante prodigio y comenzó una lluvia de ofertas que los directivos del Santos rechazaban a piedrazos. Pero las doce millones de libras esterlinas que el West Ham ponía sobre la mesa o las veinte que gatillaba el Chelsea comenzaron a aflojar las resistencias. Neymar repetía “estoy centrado sólo en el Santos”, pero su agente tanteaba otros horizontes (...)

Artículos Relacionados

Por El Planeta Urbano
Conoció el papel picado de Hollywood, le corrió la cara a Mick Jagger, rompió con todos los prejuicios y los convirtió en su valor diferencial. Vaivenes, debilidades y atajos de una chica que entroniza la melancolía de estrellas de otro tiempo.
Por Rolando Gallego
El protagonista de Maradona: Sueño bendito y Yo nena, yo princesa, vive un presente pleno, en el que el cine y la televisión lo convocan para roles exigentes y potentes.
Por Rolando Gallego
Convocada por los realizadores más importantes del país y del mundo, la camaleónica actriz vive un gran momento en el que las oportunidades le permiten salir de su zona de confort.
Por Camila Mariani
Con una identidad europea que predomina en su arte creativo, el creador de Sadaels se convirtió en uno de los diseñadores más prestigiosos del mundo y en el primer argentino en participar del Paris Fashion Week.
Por Marcelo Fernandez Bitar
El líder de Conociendo Rusia finalmente pudo hacer sus shows en el Gran Rex. La idea original era presentar Cabildo y Juramento, pero el repertorio cambió porque después de la pandemia sacó un álbum nuevo, La dirección.
Por Ornella Sersale
Después del éxito de La Carnicería, Chori, Niño Gordo y Juan Pedro Caballero, la dupla de restauranters más cool de Buenos Aires encaró tres nuevas aperturas y ya planea su desembarco en Miami.
Por Ornella Sersale
Con materiales reciclados, elementos 3D, acrílicos, óleos y telas, Martina Elisa y Catalina Ruiz le dieron vida a este proyecto 360.
Por Gimena Bugallo
Después de su paso por Game of Thrones y de ganar un Globo de Oro por su protagónico en la serie Bodyguard, el actor escocés habla sobre el estreno de Eternals, la nueva película de Marvel, junto a Angelina Jolie, Salma Hayek y Kit Harington.