Alex de la Iglesia: la bestia optimista

El director, que acaba de estrenar Las brujas de Zugarramurdi, estuvo en el país brindando una charla magistral en el marco de la Primera Muestra de Autores de Cine Español.

 

 

 

Quien vio alguna película de Álex de la Iglesia pensará que es irónico, o como mínimo contradictorio, decir que es un hombre con los pies sobre la tierra.

 

 

El humor que maneja, la estética que elige para sus films y lo corridos que están sus personajes del común de los mortales podría hacernos pensar que una disertación de este hombre sería más difícil de descifrar que un sodoku en su nivel de complejidad más alto. Sin embargo, al escucharlo hablar, seguir el orden de sus pensamientos a través del perfecto encadenamiento de sus palabras, resulta más fácil de lo que parece.

 

 

Álex de la Iglesia no es más que Alejandro de la Iglesia Mendoza, un hombre nacido hace 48 años en Bilbao, el País Vasco. Dato no menor, según él mismo reconoce, al momento de crear. “Creo que está presente en toda mi cinematografía el asunto de lo vasco. En El día de la bestia cuento la historia de un cura de Bilbao que viaja a Madrid para encontrar al Anticristo. Creo que está bastante ilustrada mi opinión acerca de las cosas. El Apocalipsis comienza en Madrid, sin duda”, explica antes de agregar que aunque “es curioso” le importa mucho España. Su visión absurda del país que lo vio nacer lo acompaña en su filmografía. “En Muertos de risa estoy hablando del conflicto de personas que para hacer reír tienen que pegarse. Creo que en mi país nadie se ríe si no hay sangre.”

 

 

Muertos de risa y El día de la bestia son sólo dos de la docena de películas que tiene en su haber. La más reciente de ellas, Las brujas de Zugarramurdi, fue presentada por él mismo en nuestro país, donde ya lo conocemos bastante por La comunidad y Crimen ferpecto, entre otras. En Las brujas… una vez más trabajó codo a codo con Jorge Guerricaechevarría, su compañero fiel en los guiones, una especie de Robin para Batman (¿o será al revés?). “Con Jorge tenemos el matrimonio perfecto: el matrimonio sin sexo. El sexo es lo  que lo estropea todo, sin sexo todo iría bien. Nuestra relación es perfecta, él puede irse con otro director, cosa que a mí me cabrea. Pero claro, ni es mi pareja ni lo he comprado, por lo tanto él tiene derecho a trabajar con otros (...)

 

 

Artículos Relacionados

Por Laura Marajofsky
Sus obras llegaron al mundo NFT de la mano de Miloverso, una colección de más de once mil piezas únicas inspiradas en el elefante, su personaje más representativo. De qué se trató el desafío y cómo fue el proceso creativo de su primera incursión en el universo cripto.
Por Marcela Soberano
Mano a mano con la actriz y directora que supo explorar todos los caminos del artista, detrás y delante de la cámara.
Por Leonardo Martinelli
Siempre disruptivo, el actor multifacético de la televisión argentina reflexiona sobre las pasiones que marcaron a fuego su vida, mientras transita la paternidad a los 50 años y disfruta del éxito de protagonizar una de las obras de teatro más celebradas de las últimas décadas.
Por Marcelo Pavazza
La chef e instagramer presenta su primer libro de recetas, que no sólo es un compendio de preparaciones sino también un trabajo con una mirada política sobre la comida y con la perspectiva de género como guía.
Por Mariana Merlo
Se conocieron en Indonesia y, después de enamorarse, fundaron una agencia de contenidos digitales que hoy trabaja con más de 80 marcas en todo el mundo.
Por Gustavo Grazioli
La banda icónica de Uruguay celebra sus 27 años de vida con la salida de un nuevo disco de estudio y vuelve a girar por Latinoamérica y Europa, cerrando el año en un auspicioso Luna Park. Todas las sensaciones, en las voces de su frontman, Seba “Enano” Teysera, y el bajista Nicolás “Mandril” Lieutier.
Por Rolando Gallego
La superestrella uruguaya le pone el cuerpo y el alma a uno de los desafíos más arriesgados de toda su carrera: interpretar a Eva Perón en Santa Evita, la nueva serie basada en la gran novela de Tomás Eloy Martínez.
Por Marcelo Pavazza
Uno de los winemakers más jóvenes e influyentes de la Argentina, habla de sus dos proyectos personales sin discursos armados, con un ojo puesto en la industria y otro en una manera artesanal y entrañable de elaborar etiquetas que dan que hablar.