Parrillas
La argentinidad al plato

Lo de Jesús
Toda una vida

Una historia de inmigrantes como tantas otras es el germen de este restaurante ubicado en una de las esquinas más reconocibles de Palermo. Allí, donde el español Jesús Perna instaló hace 65 años un almacén de ramos generales, hoy brilla la típica parrilla porteña, esa que propios y ajenos buscan en el GPS de sus sentidos cada vez que quieren degustar carne de la buena. Sin secretos ni rebusques: chorizo, morcilla, chinchulines y mollejas para la entrada; bife de chorizo, ojo de bife y lomo entre los tradicionales. Hay cortes especiales (entraña de novillito, rack de ojo de bife de 600 g y una tira de asado del medio de 800 g, para compartir). Todo de primera. Un plus la hace imperdible: la carta de la excelente La Malbequería (rincón vínico del lugar, con el que comparte espacio), a la que se puede echar mano para que la experiencia sea completa.
Gurruchaga 1406, Palermo Soho
Tel.: 4832-6011
lodejesus.com.ar

 

Internacionales
Cocina española

Amalur
Templo vasco

“La manzana nunca cae lejos del árbol”, dice el conocido refrán, máxima aplicable a este restaurante que acaba de abrir en el Centro Laurak Bat, bastión del vasquismo que lleva más de 140 años de existencia en Buenos Aires. Es que un restó que ofrezca cocina vasca en este sitio tiene que estar, sí o sí, a la altura. Y Amalur (“madre tierra” en euskera) realmente lo está con su mezcla de tradición y modernidad cifrada en recetas clásicas adaptadas a los productos locales por el chef Mariano Visus. Hay barra de (inspirados) pinchos, ideales para el entremés o la espera de una mesa –vermut, sidra, copa de vino o coctel en mano– y, una vez instalados en el salón, una tortilla de papas increíble (sale con o sin txistorra), una celestial cazuela de chipirones, excelentes arroces y hasta el clásico txuletón. Amalur propone un viaje sin escalas al País Vasco, un sitio donde se come (casi) como en ningún otro lugar del mundo.
Av. Belgrano 1144, San Nicolás
Tel.: 4381-0578.

 

Churros
Entre la playa y el cielo

Juan Pedro Caballero
Arriesgar y ganar

Una locura. ¿O qué otra cosa se puede decir de, por ejemplo, un churro relleno de ricota, pistacho y tofi? El imaginativo Pedro Peña (La Carnicería, Niño Gordo, Chori) esta vez puso el ojo en una preparación cuyo origen es desconocido pero que fascina desde siempre a golosos de uno y otro lado del océano. Obviamente, el hombre es ambicioso y fue por más: se trajo una churrera de España para elaborarlos y construyó alrededor de esta simple mezcla de harina y agua, salada y frita, todo un templo. Con su iconografía, su mística, su impronta original. Un carácter único que se extiende a las propuestas: churro de lemon pie (con merengue + curd y ralladura de limón), carioca (con maracuyá, coco y mango), con chocolate al 70% y peperoncino, o con maní, o con arándanos, o hasta con helado. Y no faltan, por supuesto, los clásicos con dulce de leche. Que por algo se empieza.
Thames 1719, Palermo Soho
Tel.: 4831-9740