Rock progresivo con ecos de psicodelia, ineludibles referencias políticas, cuestionamientos existenciales y un arte visual fastuoso volverán a unirse este mes en el Estadio Único de La Plata de la mano del ex líder de Pink Floyd.


“Cada vez que la cortina cae sobre alguna vida olvidada, es porque todos estuvimos de pie, silenciosos e indiferentes”, canta un Roger Waters opaco, molesto con el devenir del mundo. Sucede en la última estrofa de la canción que da nombre a su más reciente álbum de estudio, Is This the Life We Really Want? Varios periodistas transformaron el título del disco en pregunta y no tardaron en disparársela a Waters, quien, una vez más, sin titubear y con un carácter áspero, respondió evitando enarbolar banderas blancas: “No, no es la vida que realmente quiero y creo que no es la vida que la mayoría de nosotros realmente queremos. Es la vida que sólo algunas personas quieren. Vivimos en un estado de guerra perpetua portadora de ciertos valores derechistas que, en mi opinión, son erróneos y basados en la necesidad de mentirnos a todos sobre las formas políticas y las masas en general”. Y no termina ahí. “El problema es que el entretenimiento se mezcló mucho con las noticias. En consecuencia, Donald Trump es genial para los medios de comunicación porque es un bufón. En la vida tenés que decidir si hacer lo que considerás que es correcto o hacer lo que te hace ganar más dinero. Si no venís a mis conciertos porque doy mi opinión, andá a ver a Katy Perry o a las Kardashian, no me importa.”

Este hombre de opiniones contundentes se llama en realidad George Roger Waters y nació el 6 de septiembre de 1943 en Great Bookham, Surrey, Reino Unido, cuando el mundo era escenario de la Segunda Guerra. Del 65 al 85 fue parte de uno de los grupos más importantes de la historia de la música: Pink Floyd, junto a David Gilmour, Nick Mason y Richard Wright.

Después de la disolución de la banda, los cuatro integrantes sólo volvieron a juntarse en el concierto Live 8, el 2 de julio de 2005, en Londres, a pedido del organizador, Bob Geldof, inolvidable protagonista de la película The Wall. Habían pasado 24 años desde su último escenario juntos, pero eso fue todo. Respecto de futuras reuniones, Waters sostuvo: “Esto no podría ponerse más tonto. Todo el mundo sabe la respuesta, ¡y todo el mundo hace la misma pregunta una y otra vez!”. La respuesta, claro, es –y sigue siendo– no.

El 6 y el 10 de noviembre en el Estadio Único de La Plata. Entradas disponibles en ticketek.com.ar

La carrera solista de Waters comenzó con unas disputas legales sobre los derechos de la banda: Gilmour y Mason se quedaron con la marca Pink Floyd y él obtuvo los de The Wall y algunas otras de las composiciones que hizo para el grupo. Su primer disco solista es de 1984 (The Pros and Cons of Hitch Hiking), al que le siguieron Radio K.A.O.S. (1987), Amused to Death (1992) y el último, Is This the Life We Really Want? (2017), álbum que lo trae de nuevo a estas tierras para revalidar lo logrado hace seis años, cuando completó nueve soberbias noches sold out en el estadio de River Plate, confirmando por qué también en la Argentina juega de local.

La lista de temas que sonará en La Plata el 6 y el 10 de noviembre está compuesta al menos por un 75 por ciento de canciones pertenecientes al grupo que el bajista y cantante lideró por más de 17 años. No en vano la gira se llama Us + Them, como un tema del álbum The Dark Side of The Moon. No faltarán, entonces, joyas como “Money”, “Wish You Were Here”, “Another Brick in the Wall Part 2” y la hipnótica y soberbia “Comfortably Numb”.