Al flamante polo gastronómico de Olivos, se sumó una nueva apertura. Se trata de Malagrino, el nuevo espacio que ofrece desayunos, almuerzos y meriendas con el foco puesto en el café de especialidad, el brunch y la pastelería estilo americano, sin perder de vista la calidad de servicio, el producto y la ambientación. Al frente del proyecto se encuentra la joven cocinera y emprendedora María Malagrino.

El local, ubicado a pocos metros del río, es un lugar amplio y luminoso, pensado para brindar al visitante un momento de disfrute. El ambiente está dominado por amplios ventanales donde ingresa luz natural; y las lámparas de diseño y las mesas y barras de madera clara y una tienda de flores (Lola Flores Shop) crean una perfecta armonía. El proyecto estuvo a cargo de Nido Lab.

En el centro del salón, sobre la barra, se destaca la estrella de la casa: la Victoria Arduino, la máquina de café espresso ideal para preparar un buen café. El lugar cuenta también con un espacio trasero que acerca al visitante a una mayor privacidad y una terraza la aire libre para disfrutar del brunch al sol, un aperitivo al atardecer y eventos especiales para disfrutar las noches cerca del río.

En cuanto a la propuesta gastronómica, se destaca el brunch en el que se ofrecen distintos platos con influencia de cocinas de todo el mundo, adaptados al paladar local. Entre los platos más populares se encuentra la burrata (con berenjenas asadas, ensalada tabule, y avellanas), la burger (en pan de Brioche con cheddar, cebollas caramelizadas, pickle de pepino y papas) y el gravlax (pan de campo, mascarpone, gravlax y huevo a 65°). Asimismo, la carta ofrece distintas opciones de ensaladas, tartas y sopas que van variando según la disponibilidad de los ingredientes y adaptándose a los productos de estación.

Otro de los puntos fuertes de Malagrino es la pastelería artesanal y su cafetería de especialidad. Para el café se utiliza un blend especial de la casa y se ofrecen distintas variedades de granos provenientes de Bolivia, Colombia y Brasil, entre otros. El café se puede tomar en el lugar y también es posible pedirlo para llevar. En cuanto a los dulces, las tortas son todo un festín de apariencia y sabor. Se destacan, entre otras, el clásico de la cocina americana, carrot cake, húmeda y especiada; la torta lucifer, ideal para los amantes del chocolate; y la tradicional chocotorta que nunca puede faltar.

Para la hora de la merienda las cookies, barras de granola y el Cinnamon Roll son opciones irresistibles, y los alfajores de almendras y dulce de leche, una dulce creación que vale la pena probar. La propuesta se completa con una selección de tés e infusiones y vinos orgánicos y seleccionados que garantiza a los visitantes de Malagrino, una experiencia de disfrute memorable.

Así, a pocos metros de la costa de Olivos, Malagrino se suma al prolífico polo gastronómico de Olivos y de cara a la temporada de verano, se perfila como la perfecta combinación para disfrutar de una deliciosa cocina y un paseo por el río.

Malagrino – Corriente 321, Olivos. Teléfono: 4528-2221.
Horario de atención: lunes a sábados, de 8 a 20; domingos de 9 a 20.