Somos Fibra, la nueva marca del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), comercializará indumentaria y productos para el hogar desde agosto.

Se trata de una tienda virtual del INTA que busca potenciar los emprendimientos artesanales de la Agricultura Familiar a través de la incorporación de diseño en la producción y comercialización online.

Este proyecto que comenzó a gestarse en el año 2017, en Laboratorios de Desarrollo de Productos entre el equipo de Diseño y Extensión del INTA y artesanos rurales (Red Puna, Makiwan, CUM y El Kakán), lanzará su tienda en la web a fines del mes de agosto.

Los Laboratorios son una herramienta de capacitación y producción, que el área de INTA Diseño brinda, frente a la demanda de organizaciones de productores artesanales de todo el país. En estos espacios se realiza un trabajo colaborativo, del que se obtiene como resultado un producto, pensado estratégicamente para llegar a nuevos mercados.

Alfombras de lana de oveja tejidas en telar, prendas de diseño que resignifican las tipologías tradicionales como el poncho y la ruana, y bolsas geométricas de cuero de cabra curtido artesanalmente, se integran en esta propuesta en la que, a través del diseño, los productos de la Agricultura Familiar se incorporan a la vida moderna.

270 familias campesinas y de pueblos originarios participan con su producción, haciendo posible un abanico de colecciones que representan la zona de la quebrada y puna jujeña, los valles calchaquíes y la puna catamarqueña

La página Somos Fibra, www.somosfibra.com.ar fue desarrollada junto a INTeA SA, empresa que tiene como objetivo la generación de agro negocios a partir de la comercialización de tecnologías desarrolladas por INTA.

Este proyecto recibió el apoyo el apoyo financiero de Fundación ArgentINTA y el asesoramiento y gestión externa de Marcela Molinari, economista especializada en diseño y coordinadora de la feria más grande de Latinoamérica, FERIA PURO DISEÑO.

“Acercar el saber artesanal con identidad local a nuevos mercados es el objetivo, por eso los productos fueron pensados estratégicamente a partir de los recursos simbólicos y materiales de cada territorio, desde la mirada del diseño”, Marcela Duhalde, responsable del área INTA Diseño y directora creativa del proyecto.

“Este proyecto se funda en la demanda que venimos recibiendo de los grupos de artesanos respecto a diseño y comercialización, junto a ellos estamos desarrollando un proceso significativamente mejorado en cuanto a calidad, logística y estrategias de venta”, señala Diego Ramilo, Coordinador Nacional de Transferencia y Extensión de INTA.

Las organizaciones que trabajan en este proyecto:

RED PUNA es una organización que nuclea a cooperativas, asociaciones, comunidades campesinas y de pueblos originarios de la quebrada y puna jujeñas. Estas comunidades crían llamas ancestralmente, luego las esquilan y acopian la fibra. Parte de esa fibra la venden, y una porción cada vez mayor, la transforman artesanalmente en productos a través del telar y el tejido tricot de diversos tipos para comercializarla bajo su marca colectiva. 80 familias de esta organización participan activamente de las colecciones de SOMOS FIBRA.

CUM, Comunidades Unidas de Molinos, es el nombre y la marca colectiva de una organización que nuclea a 24 comunidades campesinas y de pueblos originarios del Valle Calchaquí Salteño, en cercanías de la Ruta Nacional 40. En estas comunidades, generalmente las mujeres son las que crían las ovejas en rebaños mixtos con cabras, ellas esquilan a mano sus animales y luego realizan el hilado con huso mientras los acompañan a pastar en el cerro. Finalmente, con los hilados ellas tejen a mano y generalmente, son los hombres quienes realizan los tejidos en telar.

EL KAKÁN (Cooperativa Agroforestal Jóvenes) es una organización que nuclea a 20 familias de productores familiares de la localidad de Palo Blanco, Tinogasta, en la puna catamarqueña. A través de esta marca comercializan comestibles, vinos y artesanías de su producción familiar. Desde 2017 se encuentran trabajando en la conservación y el curtido artesanal de los cueros de cabra y oveja que resultan del autoconsumo familiar de carne. La línea de marroquinería que forma parte de la colección de FIBRA, es liderada por los integrantes más jóvenes de la organización, que buscan generar alternativas de trabajo local sostenido.

MAKIWAN, “creando con nuestras manos”, es una joven organización comercial que desde 2016 reúne a distintas agrupaciones de artesanos rurales de la provincia de Jujuy. Estas comunidades basan su economía en la cría de llamas y su utilización integral, principalmente para autoconsumo. Con la fibra de estos animales, 150 familias producen tejidos en telar y técnicas de tricot que venden en su local de la turística localidad de Purmamarca. La colección que se presenta en esta tienda ha sido trabajada en talleres de diseño colaborativo, con una artesana por cada comunidad involucrada, quién transmitió y coordinó la producción en su comunidad.