Cinco elegidos para transportarnos al verano caliente en pleno invierno. Clásicos y novedades en la siempre brillante Ciudad del Sol.


Betsy Hotel

Almorzar sobre Ocean Drive, con la playa enfrente y los turistas paseándose con poca ropa, es una escena versacesca que volvió a fascinarnos tras la muy comentada serie sobre el famoso diseñador. El Betsy Hotel ofrece esta experiencia con una cuota de original elegancia y sofisticación: una biblioteca, una habitación para escritores residentes, un ascensor empapelado en libros y seminarios de literatura rompen el molde –y los prejuicios– sobre la ciudad. Además, una pileta en la terraza con vista al mar, habitaciones diseñadas en fusión de estilo europeo y tropical y mucho arte hacen de este spot una joya única en South Beach.

Juvia

La mejor terraza de Miami se encuentra oculta en el último piso de un edificio de oficinas de Lincoln Road. Ahí arriba, con la vista más impactante de la ciudad, el brunch de los domingos es religión. Por 55 dólares, la experiencia incluye canilla libre de mimosas, bellini o prosecco, un appetizer de hawaian salad o ceviche de camarones, cinco opciones de main choice –el salmón ahumado con huevos benedictinos es la estrella del brunch– y diferentes postres, entre los que se destaca el pistachio finacier. Reservar es excluyente.

Sugar Factory

El candy store y restaurante preferido de las popstars hollywoodenses llegó a South Beach con una propuesta que nos vuela la peluca. Dentro de la tienda de Ocean Drive hay dulces de todos los tamaños y colores, y en las mesas de la terraza podemos encontrar postres y tragos fuera de serie. El chocolate cookie jar shake, por ejemplo, viene con Oreo cookie crumbles, chocolate chips, caramel, helado de vainilla y chocolate puro derretido, con topping de crema y galletitas Oreo. ¡Bomba!

Rosetta Bakery

Es el mejor lugar para desayunar en South Beach, donde, por lo general, los hoteles no cuentan con este servicio. Por pocos dólares, la experiencia incluye un exquisito latte italiano y la gran joya del lugar: una suave y esponjosa bombolone rellena de crema pastelera o nutella. Realmente vale la pena ir hasta allá, por más lejos que nos quede, para disfrutar de este verdadero elixir.

Joe & The Juice

El hot spot más famoso de Nueva York llegó a Miami con su propuesta de jugos naturales en un ambiente extremadamente cool. Sus jugos y smoothies tienen nombres tan geniales como Sex Me Up, Stress Down o Veggie Focus, con mezclas extrañas y nutritivas, como palta con banana; brócoli, jengibre, zanahoria y limón, o remolacha, palta, banana, manzana y ananá. También hay opciones normales y engordantes para los que seguimos prefiriendo un latte a un licuado de verduras.