Nacida en una de las familias más poderosas de Taiwán, la Ceo y presidenta de este imperio tecnológico rompió con los estereotipos, forjando un camino inundado de iniciativas exitosas.


Su padre, Wang Yung-ching, fundador de Formosa Plastics Group y dueño del segundo lugar de la lista de Forbes de los hombres más ricos de Taiwán en 2008, autorizó a una quinceañera Cher para que se fuera a estudiar piano a Los Ángeles. El coqueteo con la carrera de concertista duró apenas unas semanas: Cher cambió de rumbo inmediatamente para abocarse de lleno a la economía. Una vez graduada, se unió a la compañía fundada por su hermana Charlene, First International Computer, y viajó por toda Europa administrando ventas directas de placas base de computadoras.Durante sus largos viajes al Viejo Continente, Cher se dio cuenta de que las computadoras de escritorio ocupaban mucho espacio y eran incómodas para transportar de un lado a otro, por lo que un nuevo dispositivo portátil sería un producto ideal. El momento no pudo ser mejor. Microsoft estaba buscando un fabricante para construir este tipo de máquinas y Cher compartió su idea con H. T. Cho y Peter Chou, dos amigos eruditos en ingeniería electrónica. Fueron en busca de aquella oportunidad y lo lograron. Y así, un 15 de mayo de 1997, los tres fundaron HTC Corporation. Si bien en un principio se dedicaron a la creación de computadoras portátiles, el objetivo era construir teléfonos móviles y agendas electrónicas en sociedad con otras compañías. El primer contrato lo consiguieron en el 2000: produjeron el Compaq Aero PDA. Tras ese acuerdo, HTC se convirtió en el fabricante para O2, T-Mobile, Orange, Palm y crearon el primer teléfono Android de Google, el G1. A partir de 2007, la compañía había forjado un vínculo de confianza con muchos de los principales operadores de redes de telefonía celular y se convirtió en la marca más vendida en T-Mobile, AT&T, Sprint y Verizon Wireless. Hoy en día no solo se ocupa de la fabricación de teléfonos inteligentes y tablets con Android sino que también tienen alianzas con Windows.

“Creo que lo más emocionante de mi trabajo son las revisiones de diseño, cuando tomamos las decisiones respecto de las modificaciones que debemos hacer y las ponemos en práctica. Tenemos gente trabajando en las oficinas de San Francisco, Seattle, Europa, Taiwán y China, y cuando esa diversidad de personas se une y comparte ideas, es muy apasionante”, dice Wang. Recientemente, HTC firmó un convenio de cooperación con Google para el desarrollo de teléfonos y un acuerdo de uso de sus patentes por los próximos diez años.

“Creo que lo más emocionante de mi trabajo son las revisiones de diseño, cuando tomamos las decisiones respecto de las modificaciones que debemos hacer y las ponemos en práctica. Tenemos gente trabajando en las oficinas de San Francisco, Seattle, Europa, Taiwán y China, y cuando esa diversidad de personas se une y comparte ideas, es muy apasionante”

En 2014, Forbes nombró a Cher Wang la 54ª mujer más poderosa del mundo y CNBC la describió como una de las mujeres más importantes en tecnología. “Soy una emprendedora, y cuando comenzás un negocio tenés que aprender a sobrevivir y a hacer que las cosas sucedan. Descubrí que hay muchas menos mujeres trabajando en este tipo de compañías y creo que es muy importante que las políticas del gobierno alienten a las empresas a contratar mujeres. Creo que la mayor parte del tiempo lo más importante es la humildad. Uno piensa que va a estar en este negocio eternamente y que lo sabés todo, pero no es así, y menos en este rubro.”