Joaquín Grimaldi, Chef Pastelero de Four Seasons Hotel Buenos Aires presenta su libro de pastelería “Cielo e Infierno”, publicado por Catapulta Editores.


Hace 6 años Four Seasons Buenos Aires realizó una reforma completa del hotel innovando en lo que se consideraba la hotelería tradicional a través de cuatro exitosas propuestas gastronómicas: Elena Restaurante, Nuestro Secreto, Pony Line Bar y Catering. Todos restaurantes de primera categoría dentro del imponente hotel.

Uno de los responsables del proyecto gastronómico es el Chef Pastelero Joaquín Grimaldi, quien presentó su libro “Cielo e Infierno” en los salones de La Mansión del Four Seasons con grandes invitados. Ningún chef quiso perderse la presentación y acompañarlo en este momento tan importante para él. Sus colegas Narda Lepes, Donato de Santis, Fernando Trocca, Cristián y Roberto Petersen, Christophe Krywonis, Jessica Lekerman, Pamela Villar, Olivier Hanocq, Santiago Giorgini y Pedro Lambertini fueron algunos de los presentes.

Disruptivo, enigmático y encantador. Así es el libro de Joaquín Grimaldi; así es él también. Desde las páginas de Cielo e Infierno, el abanderado de la nueva pastelería argentina abre su corazón y da vuelo a su costado más oscuro y sensual, dejando en evidencia su madurez gastronómica. Este libro demuestra que entre su cielo y su infierno se encuentra el paraíso de la pastelería.

Dividido en cuatro secciones, se presentan en este libro tentadoras recetas de panadería, postres, helados y mini postres. Los helados, genialidad que lo llevó a crear  Dolce Morte, dan cuenta de su infinita creatividad y los mini postres parecen formar parte de una impecable colección de joyería. Una propuesta exquisita y transgresora con el inigualable sello de Joaquín Grimaldi.

 

El reconocido Chef Pastelero de Four Seasons Hotel Buenos Aires y creador de combinaciones, técnicas y texturas capaces de conmover, mostró desde muy chico su carácter polifacético y artístico.

Proveniente de una familia con particular de músicos, todo hacía suponer que seguiría el mismo camino. Pero el futuro tenía guardado un as bajo la manga: su rebeldía innata, sumada al disfrute y el placer del comer lo llevaron a estudiar el ABC de la gastronomía en el IAG. Algunos años después, una pasantía en pastelería en el Four Seasons Hotel de Buenos Aires le abrió las puertas de su Edén, para siempre.

El tiempo se ocupó de mostrarme la magia de la pastelería, las mil posibilidades que tiene, los diferentes caminos que se pueden transitar y el enorme mundo que cada una de sus especialidades ofrece”.