El encargado de darle vida a Netflix, la plataforma de streaming que cambió la forma de consumir entretenimiento, estuvo de visita en Buenos Aires. Sueños cumplidos y nuevos desafíos de un verdadero hombre multitask


El director ejecutivo de Contenidos de Netflix es uno de los nombres más influyentes en el mundo del entretenimiento. Elegido por la revista Variety como el hombre del año, Ted Sarandos no sólo es el genio detrás de la plataforma sino también el responsable de todo lo que ves en tu casa. Meet the man.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

–Con respecto a la comedia, se vienen especiales con standaperos argentinos, como Malena Pichot y Sebastián Wainraich. Actualmente, Netflix está trabajando con enormes humoristas, como David Letterman y Jerry Seinfeld. ¿La idea, entonces, es que estos comediantes clásicos capten el interés de una nueva audiencia joven o el objetivo es sumar público adulto al streaming?

–Ambas cosas. Letterman está muy arraigado en el público más adulto pero también es un referente para los jóvenes. Y Seinfeld, gracias a YouTube, nunca pasó de moda, su vigencia es notable en todas las generaciones. Los comediantes son los nuevos filósofos, tienen la habilidad de abarcar una amplia gama de temas con un tono completamente desprejuiciado.

–¿Qué valor tiene la libertad en el entretenimiento?
–La libertad es un valor social. Cuanto más restrictivo seamos con los contenidos, peor es el producto. Hay que ofrecerles libertad absoluta a los guionistas para que cuenten las mejores historias del mundo, otorgarles el control creativo sin publicidad ni censura. Creo que el público busca historias de calidad. Grandes directores y guionistas se mudaron a la televisión, justamente, por la ausencia de restricciones temporales y temáticas. Por ejemplo, Peter Morgan, que escribe todos los episodios de The Crown, es formidable; lo que hace y al nivel que lo hace. ¡Es genial!

–Primero fue el escándalo de los abusos de Harvey Weinstein y ahora el de Kevin Spacey. ¿Cómo lidian con esto?

–No es un problema de la industria solamente, sino de la sociedad. Celebro que se haya destapado en el mundo del espectáculo porque a estas personas les conocemos sus caras, sabemos sus nombres y eso hace que hablemos de ello. Pienso que referirse a este asunto como un tema de Hollywood, cosa que algunos han pretendido hacer, es abaratar el testimonio de las víctimas. Es un asunto que atraviesa a toda la sociedad y hay que tener en claro que merecemos respeto. El poder debe circular siempre, cuando las relaciones de poder están desbalanceadas, la cosa no va. Nosotros tenemos un grupo de trabajo absolutamente diverso, las mujeres más poderosas del negocio trabajan para Netflix, esa es una declaración de principios. Kevin Spacey ya no formará parte pero nuestra intención es que House Of Cards siga, estamos buscando un final para la serie, sobre todo por la gran cantidad de gente que involucra. Estamos hablando de un trabajo que cuenta con 371 personas.

–Netflix anticipó varios cambios sociales, desde los modos de consumir entretenimiento hasta el empoderamiento femenino. ¿Cómo imaginás el futuro de la mujer en la pantalla?

–Creo profundamente en la diversidad cuanto más diversa sea la pantalla, más diversos serán los ejecutivos y las historias que contemos. Toda la sociedad tiene que verse reflejada. Creo en ficciones donde las mujeres se vean retratadas en todas sus dimensiones, edades, tamaños y colores. Y pienso que el mundo va hacia ello. Uno de los mejores filmes de 2017, Mudbound, está dirigido por Dee Rees, una joven directora lesbiana afroamericana. Hace unos años eso hubiera sido un obstáculo, ya no. Este año, con las películas Wonder Woman, de Patty Jenkins, y Detroit, dirigida por la pionera Kathryn Bigelow, ha sido importante ver cómo las mujeres se cargan al hombro grandes proyectos. Nosotros también apostamos a las directoras, por ejemplo, todos los capítulos de Jessica Jones y de Orange Is the New Black están dirigidos por mujeres.

–Están produciendo The Irishman, la nueva película de Martin Scorsese. ¿Qué tiene Netflix para atraer a un director tan reconocido?

–La semana pasada estuve en el set en Nueva York. ¡No sabés lo que es! Robert De Niro, Al Pacino. Vuelven también Joe Pesci y Harvey Keitel. ¡Están todos! Es el paraíso. Marty quería hacer esta película desde hace diez años. Creamos una nueva tecnología revolucionaria que lleva los rostros de los actores a una edad más joven en la pantalla, es grandiosa visualmente. Se colocan unos pequeños puntos sobre el rostro de los actores para captar sus movimientos. Hay  siete cámaras que confluyen en una y captan todas las expresiones respetando la interpretación en cada gesto. The Irishman tiene un guión increíble de Steven Zaillian, pero los estudios ponían mil excusas. Si querés una película de Scorsese, con un elenco estelar, a Marty dirigiendo por primera vez a Pacino, y ponés trabas, algo está muy mal en la industria. Nosotros nos abalanzamos sobre ella. Creo que es uno de los mejores guiones que Scorsese ha filmado, una historia clásica de gánsteres donde está involucrado Jimmy Hoffa. Va a ser increíble.