Vegetariana desde los ocho años y confesa defensora de los derechos animales, la actriz pasa uno de sus mejores momentos televisivos con el éxito de Las estrellas, mientras disfruta de su hija Juana.


Paso gran parte de su infancia y adolescencia en un estudió de televisión, desde que se inició en el medio a los once años. Hoy, Marcela Kloosterboer es una de las actrices más bellas y consagradas de nuestro medio. Brilla en el prime time televisivo con el éxito Las estrellas, se afianza como empresaria, es una confesa activista en favor de los derechos de los animales y resguarda su privacidad como muy pocas actrices pueden hacerlo.

“Siempre me preocupé por mantener separada mi parte pública de mi vida privada. Creo que fue posible porque estoy acompañada por mi familia y mis amigos de toda la vida. Nunca me gustó la exposición, no me siento cómoda”, dispara.

–En marzo de 2016 nació Juana, tu primera hija (de su relación con el empresario Fernando Sieling). ¿Cambiaste mucho con la maternidad?

Juana lo cambió todo. Reconozco que siempre me sentí muy maternal, pero ella me despertó otro mundo. Disfruto mucho “ser mamá”. Ella es mi prioridad, todo lo que realmente me importa.

–Apenas supiste de tu embarazo decidiste que ibas a tomarte un año sabático.

–Soy una mujer bastante estructurada, así que sí, necesitaba ponerme tiempos. Me puse como plazo un año y lo hice saber. A medida que se acercaba la fecha comenzaron a llegarme varios proyectos hasta que apareció la propuesta de Adrián [Suar] para sumarme a Las estrellas. Disfruto mucho ponerle el cuerpo a Lucía; es un personaje que llegó en el momento justo, no sé si hubiera podido antes. Estoy en un momento de madurez en mi carrera.

 “Soy decidida pero, por sobre todo, estructurada; me gusta tener las cosas controladas.”

–A los ocho años tomaste la decisión de estudiar teatro y dejar de comer carne, dos cosas que marcaron tu vida. ¿Siempre fuiste tan decidida?

–Mi mamá fue la que me acompañó, la que me escuchó y respetó mis decisiones. Espero tener esa misma capacidad con mi hija. Soy decidida pero, por sobre todo, estructurada; me gusta tener las cosas controladas.

–También es conocido tu amor por los animales y tu compromiso con el medio ambiente.

–Siempre tuve una gran sensibilidad por los animales. De chica no soportaba ver el camión que llevaba a las vacas o me angustiaba mucho cuando veía a un perrito en el  costado de la ruta. Los animales no tienen voz y nosotros somos responsables de ellos. Todo lo que hacés es una filosofía de vida. Cada acción tiene que ver con un compromiso que asumís. En mi casa, por ejemplo, casi no hacemos basura, tenemos un compost en el fondo del jardín; el resto, todo lo que es plástico, vidrio, papel, lata, lo llevamos a reciclar a una cooperativa.

–¿Tu filosofía de vida te llevó a crear Klooster’s, la marca ecológica cruelty free?

–Fue una búsqueda. Hubo un momento en que no era fácil encontrar zapatos, carteras, accesorios que no fueran hechos con cuero. Hace tres años que lancé la marca con mi prima. Me encanta estar involucrada en todo el proceso creativo.

–¿Cómo manejás la alimentación de Juana, teniendo en cuenta que tu marido no es vegetariano y tiene fama de hacer buenos asados?

–El papá le dio de comer carne y le gustó. Con Fernando decidimos que coma de todo, lo importante para nosotros es que Juana esté bien alimentada y que tome contacto con la variedad de cosas que comemos. Ya tendrá tiempo de elegir.

–La mayor parte de tu recorrido actoral fue en la televisión. ¿Te gustaría explorar en el cine, en el teatro?

–Tengo ganas de hacer cine; seguramente lo haga en la segunda mitad de 2018. La energía y las ganas están puestas ahí. Tuve el placer de ser dirigida en una oportunidad por Adolfo Aristarain en la película Roma (N.de la R.: También trabajó en los filmes Un lugar lejano y Cerro Bayo). El teatro me gusta mucho, más como espectadora. Para hacerlo, debería encontrar una pieza que me impacte, porque requiere de mucho tiempo y sacrificio. La televisión es un lugar en el que me siento muy cómoda. Me gustaría hacer una miniserie, es posible que se dé para el próximo año. Siento que estoy lista para encarar desafíos.