Hay autos que trascienden su época y quedan como íconos de la industria automotriz. Y estos parámetros le caben al nuevo Ford GT, un vehículo superdeportivo que triunfa tanto en las  pistas como en las calles.

El nuevo Ford, que nació como un proyecto para desarrollar innovaciones tecnológicas y materiales, apuntó al primer puesto en la edición 2016 de Las 24 Horas de Le Mans, objetivo logrado frente a marcas como Ferrari, Porsche y Audi. Cada detalle de su diseño fue mejorado en búsqueda de la máxima eficiencia aerodinámica. En ese sentido, cuenta con un gran alerón que, como los flaps de los aviones, cambia de ángulo y formato para mejorar en un 14 por ciento la eficiencia gener al del vehículo.

El motor EcoBoost de seis cilindros también ayuda en la aerodinámica del GT. De tamaño compacto, permite obtener una carrocería con una silueta más delgada. El rebaje de los turbos y la colocación de sus enfriadores delante de las ruedas traseras también contribuyen a un perfil más bajo.

El motor EcoBoost de 3.5 litros del Ford GT es el más potente de la familia, con 656 CV. También utiliza un nuevo sistema de doble inyección directa de combustible y turbo con una tecnología que aumenta su potencia. Incluso cuando no se está pisando el acelerador, mantiene la velocidad y la carga del turbo para una respuesta más rápida. La transmisión de doble embrague con siete velocidades permite cambios casi instantáneos, con excepcional control de la dirección. Los ingenieros de Ford se enfocaron en reducir el peso y realizar desarrollos en el motor para lograr un GT más rápido y eficiente. Un ejemplo de esto es la suspensión hidráulica, que cambia la altura de la carrocería para cada modo de dirección al girar un botón. Cuando se cambia del modo “Normal” a “Pista”, el vehículo se baja unos 50 mm, una diferencia que el conductor puede notar y sentir. En el modo “Pista”, la calibración de los resortes, el ajuste de los amortiguadores y la aerodinámica activa también cambian: el alerón trasero se levanta y los conductos delanteros se cierran para aumentar la fuerza  descendente.

La suspensión también cuenta con el modo delantero elevado para pasar lomas de burro y otros obstáculos. Esta opción se puede accionar cuando el vehículo va a una velocidad de hasta 40 km/h. Por encima de esa velocidad, el sistema vuelve automáticamente a la altura normal. El Ford GT fue una leyenda en la década de 1960 y ahora regresa para marcar el camino que transitarán los superdeportivos en la próxima década.

 


TECNOLOGÍA DE REALIDAD MIXTA

Ford, en conjunto con Microsoft HoloLens, está explorando nuevas propuestas de diseño que ahorren tiempo en los procesos. La tecnología HoloLens utiliza la realidad mixta, que permite a los diseñadores ver hologramas en fondos de calidad fotográfica a través de unos cascos inalámbricos. Pueden seleccionar y previsualizar múltiples variaciones de diseño proyectadas virtualmente en un vehículo real o en una maqueta de arcilla con sólo mover un dedo. HoloLens permite revisar modelos en 3D a tamaño real con diseñadores e ingenieros de todo el mundo en tiempo real.