Dicen que en 2021 la venta de estos vehículos será una realidad. La carrera hacia el futuro ya comenzó y, mientras tanto, la tecnología inunda a todos los modelos. Sea por confort o seguridad, la innovación es la que comanda la industria automotriz.

 

La dupla “autos y tecnología” está haciendo un maridaje perfecto. Se complementan en seguridad, confort, entretenimiento, cuidado del medio ambiente e inteligencia artificial. Claro que para convivir con autos autónomos faltan varios años: estamos más cerca de ir migrando de tecnologías para, por ejemplo, dejar de usar combustibles que dañan el medio ambiente e ir hacia los autos híbridos o eléctricos. U olvidarnos de pinchar neumáticos y, en vez de cambiarlos, imprimirlos.

 

El futuro de la industria automotriz no está tan lejos, y los argentinos pudieron verla en la última Feria Internacional del Automóvil. De allí se supo que en el transcurso del año que viene habrá más de 1.000 unidades con motores eléctricos e híbridos circulando por la Argentina. La certeza se desprende del decreto que rebaja el arancel de importación del 35 por ciento al dos por ciento, según el tipo de auto y solo para las terminales automotrices que fabriquen en el país. Las marcas que traerán a lo largo de este año este tipo de vehículos más amigables con el medio ambiente son Renault, Volkswagen, Toyota, Chevrolet, Nissan, Ford y las firmas chinas Chery y BID, aunque, hasta el momento, el único que está a la venta es el Toyota Prius, un híbrido de motor eléctrico y naftero, a 38.900 dólares con las rebajas correspondientes.

También se pudo ver el conceptde Citroën, un auto 100 por ciento eléctrico con baterías Lithium Metal Polímero (LMP) y 200 kilómetros de autonomía, con una velocidad máxima de 110 km/h. El caballito de batalla de General Motors es su sistema de conectividad vehicular OnStar, que con sólo presionar un botón brinda a los conductores una amplia gama de servicios de seguridad, emergencia, conectividad, navegación, conserjería y diagnóstico en tiempo real, conectando, por ejemplo, a servicios de asistencia en caso de una emergencia o recuperación del vehículo en caso de robo. Ford también cuenta con diferentes innovaciones tecnológicas que van variando según la gama del modelo a presentar: desde una cámara frontal con split view, para detectar peatones u otros vehículos, hasta asientos con climatizador y masajeador incluidos.

 

Volkswagen, por su parte, anunció la intención de incluir a la Argentina en la estrategia “Together 2025”, para presentar más de 30 nuevos autos eléctricos en el mercado global.

 

En el mundo, la delantera en investigación y desarrollo la tiene Tesla, la cuarta compañía más valiosa en capitales (63,68 mil millones de dólares) y en innovación. Por ejemplo, los Tesla tienen y tendrán un plan de datos móviles para que el usuario se conecte a internet por confort, seguridad y algo más: la inteligencia. La empresa quiere convertir a los autos en puntos wi recolectores de información para armar patrones de geolocalización y diseñar mapas de alta precisión con el objetivo de mejorar su red neuronal de coches autónomos.

 

Volvo, para no ser menos, anunció una alianza estratégica con Uber para desarrollar vehículos en con- junto y ofrecer servicios de traslado sin conductores gracias a la plataforma de la automotriz sueca SPA, con tecnología de conducción automática.

Los pronósticos vienen siendo acertados. Semanas atrás, General Motors anunció que completó en su planta de Michigan la producción de 130 unidades de prueba del Chevrolet Bolt EV, equipados con tecnología de conducción autónoma. Su propuesta es empezar ahora a producir masivamente este tipo de vehículos y, efectivamente, ya dio el primer paso.