A TRAVÉS DEL DIBUJO TÉCNICO, LAS HERMANAS BAIRES PROPONEN UNA MIRADA REFLEXIVA SOBRE EDIFICIOS PORTEÑOS EMBLEMÁTICOS. UNA EXPERIENCIA SENSORIAL QUE ADEMÁS FUNCIONA COMO HOMENAJE A LA URBE DONDE VIVEN Y TRABAJAN.

 

Tomar un pedacito de la ciudad, despojarlo del caos cotidiano que lo rodea y volver a crearlo, línea por línea. Observarlo, y en él observar el espacio que habitamos en sociedad, lo que creamos como cultura y hasta recuerdos personales. Lo que en él proyectaron los que vinieron antes de nosotros y también lo que proyectamos nosotros como deseo de vida. Eso es lo que proponen (y logran) las arquitectas María del Socorro Baires y María Jesús Baires, y la diseñadora gráfica Milagros Baires, tres hermanas que portan en su apellido a la ciudad que piensan.

Su primera incursión fue una serie de postales con foco en edificios emblemáticos de Buenos Aires, como la Confitería del Molino, el Palacio Barolo y el Mercado de Abasto. Luego llevaron la idea a imanes y a láminas que, además, exploran conjuntos de edificios bajo consignas como “teatros” y “cafés”.

Se consiguen en www.bairesbaires.com. Postales individuales desde $35, imanes desde $60, láminas desde $160.

 

“El dibujo es una forma de conocimiento, una experiencia que profundiza la contemplación”, cuenta María del Socorro. “Es un recorrido entre el cuerpo y el pensamiento. Pero para nosotras no se trata de pura melancolía porteña, sino de atrevernos a mirar lo nostálgico con ojos optimistas, como simple advenimiento de la evolución social y urbana. Es algo así como nuestro aporte para seguir construyendo identidad.”

Si las postales permiten que los edificios viajen, las láminas representan la presencia de la ciudad en el interior de los hogares. “Queremos que quienes vean nuestro trabajo puedan reconocer la multiculturalidad que nos representa como sociedad, el eclecticismo de estilos arquitectónicos de los edificios y las múltiples nacionalidades de sus arquitectos que reflejan esa cultura de mezcla que nos caracteriza. Que el perfil del porteño los intrigue. Que se sorprendan por el orgullo con el que homenajeamos a la ciudad. Contarles que amamos vivir acá.”