El compacto de la marca italiana llega con estilo “aventurero” y un económico motor de un litro.

Sin lugar a dudas, el Mobi es un automóvil urbano. La versión Easy, probada por El Planeta Urbano, mide 3.566 mm de largo, 1.633 mm de ancho y 1.505 mm de alto, medidas ideales para el caótico tránsito de la ciudad.

Los faros alargados y el parabrisas con un ángulo pronunciado completan una silueta con varios sectores de color negro (parrilla, parante B y perímetro de las ventanillas, carcasa de los antiniebla y portón trasero de vidrio) exclusivos de esta versión Way, que suma apliques plásticos en pasarruedas, trompa y sector posterior, y las barras del techo.

Un detalle interesante es el ángulo de apertura de las puertas, que facilita el acceso. El sector delantero ofrece espacio lógico y confort adecuado con butacas con apoyacabezas integrados, todo en un interior de dimensiones ajustadas, líneas modernas y materiales más que correctos para su segmento. La posición de manejo se logra fácilmente; la butaca del conductor se ajusta en altura. En la parte trasera, los espacios son reducidos, la plaza central no tiene apoyacabezas y el cinturón de seguridad es de tipo ventral.

El pequeño baúl ofrece una capacidad de 235 cm3 y una boca muy pequeña que dificulta las maniobras de carga y descarga, incluso la de retirar o instalar la rueda de auxilio, que es de chapa pero de la misma medida que las titulares. Debajo del capó aparecen un propulsor de cuatro cilindros con ocho válvulas y un litro de cilindrada con una potencia máxima de 70 CV. Esta motorización logra darle agilidad y economía operativa al “bambino italiano”. Dadas sus características técnicas, es una planta motriz que necesita del acelerador para hacer su trabajo, encontrando su mejor momento a partir de las 2.500 RPM, en esas condiciones es ágil para moverse en la ciudad. Esto se ve facilitado por una caja de velocidades relacionada corta, con dirección suave y suspensiones confortables. Por arriba de los 80 km/h la rumorosidad del motor crece a medida que aceleramos.

Acelera como otros modelos de su segmento, utilizó 17,1 segundos de 0 a 100 km/h con un consumo muy bueno: 15,1 km/l en promedio.

Su equipamiento de serie ofrece lo necesario. Esta versión Way es la más equipada ya que está configurada con algunos agregados, tales como barras de techo, llantas de aleación exclusivas, espejo interno parabólico y consola portaobjetos en el techo. Cuenta con alzacristales eléctricos sólo para las puertas delanteras (los traseros son manuales), sensor de estacionamiento trasero, cierre centralizado con comando a distancia y una breve lista en el apartado seguridad, con los obligatorios doble airbag y ABS, además de anclajes Isofix y antinieblas delanteros.

El equipo de audio con entradas auxiliar y USB se comanda desde una pantalla monocromática. El tablero cuenta con un gran instrumento central para el velocímetro, en cuyo cuadrante aparece un display para la computadora de a bordo y los indicadores de nivel de combustible y temperatura del motor a cargo de escalas digitales.

El equipamiento se puede ampliar agregando alguno de los accesorios de la línea Mopar. Un dato importante es que lleva su garantía a tres años. Sin lugar a dudas, el Mobi es una apuesta fuerte para Fiat.

Fiat Mobi Way MOTORES