Los restaurantes de alta gama atesoran los mejores vinos nacionales y atractivas perlas del exterior, pero más allá de etiquetas y bodegas, la carta de vinos habla de la propuesta integral. Aquí, las cavas más tentadoras de la ciudad.

El cuidado del vino expresa el espíritu del restaurante y el respeto por el comensal. De la capacidad del experto para elegir los mejores para acompañar el menú dependerá la concreción de la experiencia perfecta, tanto como de su creatividad para proponer nuevas opciones y estar siempre atento a las últimas tendencias.

Según Andrés Rosberg, sommelier ejecutivo de UCO, el restaurante de Fierro Hotel, el tratamiento de la cava suele ser una buena metáfora de cómo se trata al cliente: “Si los vinos son ofrecidos en una carta con las añadas al día y sin faltantes, en copas de cristal apropiadas y a la temperatura que corresponde, seguramente el comensal será bien tratado también”, asegura. “Si hay una cava, ya sabemos que en ese lugar el vino juega un papel no menor”, dice Aldo Graziani, sommelier y dueño de Aldo’s Vinoteca y de Casa Cruz. Pablo Rivero, sommelier y dueño de Parrilla Don Julio, acuerda: “El manejo del vino en un restaurante habla del amor al producto; es igual que en las relaciones humanas”.

OVIEDO

Emilio Garip guarda 18 mil botellas en sus dos cavas del clásico restaurante cuya colección fue premiada como la mejor de la Argentina por la revista inglesa The World of Fine Wine. Hay perlitas históricas, añadas y verticales de bodegas incunables que reflejan 30 años de pasión por el vino.
Beruti 2602

UCO

Los vinos de UCO Restaurante y Fierro Hotel se eligen a través de catas con un equipo dirigido por el sommelier Andrés Rosberg. Tres mil botellas en una carta de 340 etiquetas de clásicos y modernos de todas las regiones vitivinícolas del país. Se ofrecen 14 vinos por copa de altísima calidad. Happy hour de vinos y tapas en el jardín. Soler 5862

CASA CRUZ

La cava de Casa Cruz, protagonista del salón, alberga 2.000 botellas. La carta exhibe unas 200 etiquetas y “el énfasis está en los pequeños y medianos productores, más los vinos que no pueden faltar de las
bodegas tradicionales”, comenta Aldo Graziani.
Uriarte 1658

PARRILLA DON JULIO

El sommelier Pablo Rivero diseñó la cava con área de servicio (15° C); de guarda (12° C) y especial (18° C). “De nuestra selección destaco los vinos con evolución: tras una hermosa búsqueda por las bodegas que tienen botellas con más de 20 años encontramos vinos maravillosos”, describe.
Guatemala 4699

ALDO’S RESTORÁN VINOTECA

a cava de Aldo’s tiene 3.500 botellas. Hay happy hour de vinos por copa, flights de tres copas con tapas, selección del mes, degustaciones con enólogos y una carta con casi 600 referencias de todas las regiones y tipos de productores. “Se prueban más de mil vinos todos los años para seleccionar lo que queda en carta”, explica Graziani.
Moreno 357

CABAÑA LAS LILAS

Trescientas cincuenta etiquetas de 72 bodegas en su carta y un stock de casi 5.000 botellas en su cava. “Nos gusta presentar todas las regiones vitivinícolas de la Argentina. Para eso nos apoyamos en una buena lectura del gusto del cliente”, dice el sommelier Celestino Rodríguez.
Av. Alicia Moreau de Justo 516

El recorrido es más amplio. Propuestas como la de El Baqueano, Elena, Tegui, Crizia, Duhau Restaurante & Vinoteca, Pampa Roja (en La Pampa) y La Brigada (el mito dice que alberga más de 60 mil botellas) no pueden faltar. ¡Salud!

Por Laura Litvin