A cinco minutos del centro financiero, la antigua zona portuaria se consolida como uno de los polos gastronómicos y nocturnos más sofisticados de la ciudad y promete convertirse en un distrito modelo en materia ambiental. Bienvenidos al futuro.

Hace 30 años era una antigua zona portuaria oscura y abandonada, separada de la ciudad por medio de una reja. El trabajo para convertir esas 170 hectáreas ganadas al río en el barrio más moderno de Buenos Aires fue ejemplar. Hoy, Puerto Madero se erige como un exitoso caso de reconversión urbana gracias a la gestión de la Corporación Puerto Madero, una de las empresas de urbanización y desarrollo más importantes y efectivas del mundo. La moderna arquitectura del barrio convive con las reminiscencias del viejo puerto: los cuatro diques que lo atraviesan, las inmensas grúas restauradas y los característicos docks, reciclados en oficinas, viviendas, locales gastronómicos e incluso una universidad, elementos fundamentales en el proceso de integración del barrio con la ciudad. Así, puede observarse que el diseño de Puerto Madero confronta la lógica caótica con que se fue construyendo, casi dos siglos antes, la ciudad que lo alberga. Gracias a criterios adecuados de planificación, el barrio más nuevo de la capital argentina presenta resueltas todas las problemáticas urbanas típicas (amplios espacios verdes, modernos servicios públicos y un trazado inteligente). De este modo, se encuentran las condiciones ideales para implementar planes y proyectos innovadores que permitan impulsarlas y profundizarlas en otros sectores de la urbe.

Algunas metas: Ahorrar 65 mil litros diarios de agua de riego, unas diez piletas olímpicas anuales. • Reducir el consumo eléctrico en 660 gigawatts, equivalente a 110 millones de focos tradicionales encendidos a la vez. • Incluir once hectáreas de espacios verdes, lo que ocupan 15 canchas de fútbol.

En ese marco, y con el mismo espíritu y línea de trabajo desarrollados, nació el proyecto “Puerto Madero Sustentable”, que convertirá a Puerto Madero en el primer barrio sustentable de la ciudad, sirviendo como un primer paso en el rumbo hacia una ciudad inteligente. ¿De qué se trata? Primero y principal, es sobre aunar esfuerzos: la Corporación Puerto Madero, el sector privado, las instituciones y los vecinos, todos juntos trabajando con un objetivo común, ya que consiste en varias pequeñas acciones que redundan en grandes beneficios.

Reciclar: UNA TONELADA DE PAPEL AHORRA……20 árboles. …1.750 litros de agua. …2 m3 de relleno sanitario. …y la energía necesaria para mantener una casa estándar funcionando seis meses.

Se trata de iniciativas en diferentes áreas de impacto: gestión de residuos y reciclaje, uso eficiente del agua, movilidad sustentable, eficiencia energética, contaminación, espacios verdes y biodiversidad. A través de ellas, se pretende propiciar el efecto contagio, ya que consiste en dar inicio a una serie de tareas que luego puedan replicarse en toda la comunidad. De esta manera, Puerto Madero será pionero en diseñar estrategias que permitan actuar hoy pensando en mañana.

Las calles del barrio rinden tributo a mujeres destacadas de la historia argentina: Alicia Moreau de Justo, Juana Manso, Aimé Painé o Cecilia Grierson son sólo algunos de los nombres. Corona el homenaje el Puente de la Mujer, diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava Valls y fabricado en el País Vasco con un acero especial.