Los pantalones más divertidos y cómodos generaron furor y se impusieron identificados directamente con la marca de un joven emprendedor que supo convertir en moda su particular estilo.

Desde su concepción, estos pantalones a cuadros que causan furor entre los más jóvenes (pese a que los más grandes también se animan a usarlos) fueron pensados para lucirse fuera de casa y en la más absoluta comodidad. Su creador y diseñador, Augusto Mustafá, logró darle un sello propio a esta prenda que se aleja del pijama para formar parte del club de los pantalones más divertidos. “Algunos todavía les dicen pijama a los Elepants, y la verdad es que es nuestra palabra prohibida. Por suerte, están identificando los pantalones escoceses directamente con nuestra marca, algunos ni son nuestros, pero hemos logrado crear un genérico de pantalón.”

–¿Cuándo arrancó todo?

–Arranqué con la idea en octubre de 2012. Siempre tuve la suerte de viajar mucho, y en cada viaje me compraba pijamas y pantalones escoceses por comodidad. Siempre me vestí diferente al resto, bastante más ridículo, y cuando venía acá salía a bailar, iba a los asados con amigos o me ponía este tipo de pantalones después de los partidos de rugby y llamaba la atención de la gente. Algunos me criticaban, me decían payaso, otros se copaban, y me dije: “¿Por qué no hacer que la gente se pueda vestir así regularmente? Que no crea que está usando un pijama sino un pantalón”. Y ahí arrancó mi desafío. Lo primero que hice fue un showroom en mi casa y al poco tiempo empezó a crecer. En el verano de 2013 me fui a Pinamar con un bolso lleno de pantalones y en dos horas los vendí todos. A los seis meses conocí a mi actual socio y potenciamos todo mucho más hasta llegar a lo que somos hoy.

Algunos me criticaban, me decían payaso, otros se copaban, y me dije “¿Por qué no hacer que la gente se pueda vestir así regularmente? Que no crea que está usando un pijama, sino un pantalón”. Ahí arrancó mi desafío

–¿Y la idea siempre fue ser una marca de pantalones?

–Ese fue el comienzo. Nosotros queremos ser una marca de ropa. Los pantalones son nuestro producto estrella pero la idea es sumar más cosas y seguir con la filosofía de ser auténtico y diferente. Nosotros somos distintos, nuestro eslogan es “Qué importa”, en función de que no me importa lo que digan los demás. Hoy tenemos trajes de baño, remeras, buzos y camperas para hombres y mujeres, shorts, vestidos, gorras, y la idea para el invierno es sumar los jeans. Hoy los pantalones son muy fuertes, en algún momento representaban casi el 100 por ciento de la facturación, pero nos dimos cuenta de que es un producto que puede estar de moda ahora pero Elepants tiene que seguir estando cuando eso haya pasado, por eso la idea es hacer productos alternativos y establecer una marca concreta.

–¿Creés que los pantalones están ligados a los más jóvenes?

–Eso es algo que todo el tiempo va cambiando. Si bien tenemos un target amplio, hay uno muy específico que va de 13 a 25 años, pero hay un rebote muy fuerte para arriba y para abajo. Fabricamos del talle 2 de niños al XL de adultos, así que tranquilamente te podés cruzar al abuelo y al nieto con el mismo pantalón.

–¿La idea del producto estrella es mantener la comodidad del “entre casa” en la calle?

–Claro, que podamos hacer un producto que esté a la moda y que a la vez sea cómodo. La idea es que la moda no incomode, la gente no quiere eso. Nosotros logramos transformar un pijama en un pantalón y encima lo pusimos de moda.

–En los pantalones lo que varía no son los modelos sino las telas, ¿no?

–Así es. A finales de 2014 dejamos de comprar y empezamos a diseñar las telas y los tramados. Honestamente, es algo que quisimos hacer desde que arrancamos pero no nos daban los mínimos. Hoy tenemos entre 15 y 20 diseños nuevos por mes.

–¿Cuántos locales manejan?

–Actualmente, tenemos 28 locales, seis propios y 22 franquicias. Dentro de los seis propios hay cuatro que son góndolas en los shoppings Abasto, DOT, Arcos y Alto Palermo, y después tenemos un local en Recoleta y otro en City Bell. Estamos en Rosario, Mar del Plata y Asunción (Paraguay). Nos gustaría ser una marca internacional, queremos para este año desembarcar en los Estados Unidos, Europa y el resto de la región. Íbamos a hacerlo el año pasado, pero les dimos prioridad al control de gestión y a tener un departamento de RR.HH., entre otras cosas, porque antes de irte es importante tener una estructura sólida acá.

–¿Tenés tu Elepant favorito?

–Tengo mi color favorito, que es el fucsia. Si te fijás, el logo es de ese color. El fucsia y sus derivados me encantan, me gustan los colores más chillones y llamativos. Cuando empezamos a diseñar telas siempre pido que haya explosión de color, porque la gente quiere eso. Para algo tranquilo y relajado se compran un jean, así que buscamos siempre el color.