Con un marcado estilo que la hace única, la argentina más solicitada en los eventos locales sorprende cada año con su éxito en los festivales europeos. ¿Qué tendrá esta chica?

“Empecé a pasar música como una necesidad de expandirme dentro de mi actividad como cantante. Luego de tener mi banda surgió la necesidad de hacer algo más que me generara trabajo y, al mismo tiempo, tuviera que ver con mi pasión. Así fue cómo empecé a pasar música y, a partir de ahí, la conexión fue tan fuerte que no pude volver atrás.” Así relata Nat Kat sus inicios en el mundo de las bandejas, luego de una trayectoria como cantante en el exterior al frente de Pinkat, la banda de glam pop que fue finalista del reality de bandas de MTV México y la llevó a recorrer gran parte del mundo con sus canciones. Hoy, además de seguir componiendo sus propios temas, cuenta con una exitosa carrera como DJ que la convirtió en una de las it girls musicales del año.

Especializada en la rama disco, boogie, italo disco, funk y house, en 2015 y 2016 abrió en la Argentina los conciertos de The Rolling Stones, Pearl Jam, Coldplay y Paul McCartney, al tiempo que inició una gira europea que la hizo trascender fronteras.

“Tocar ante tanta gente en un main stage de Londres y sentir que todos reciben lo que vos estás poniendo fue algo totalmente inesperado”
En agosto y septiembre de 2016 realizó una gira que consistió de cuatro festivales en el Reino Unido y algunas fechas en Ibiza. Tocó en dos escenarios diferentes en el festival Boomtown, un show en End of the Road, dos en Carnival de Nothing Hill y cinco en el Bestival, en los escenarios principales, abriendo para Major Lazer y Katy B, entre otros. En agosto volvió a tocar en una de las mejores fechas de la temporada de Pacha para la fiesta Lolitas Summer junto con un cierre en Amante Beach Club, uno de los lugares más lindos de la isla. Hoy continúa pinchando en las mejores discotecas, fiestas y eventos privados de Buenos Aires y el interior del país y está terminando un EP de cuatro temas que será lanzado al mercado nacional e internacional.

 

–¿Cómo es la respuesta del público cuando estás en plena fiesta o en un evento?

–La respuesta del público está conectada con lo que me va pasando en el momento. Como DJ, una tiene que estar muy atenta a lo que sucede alrededor para acompañar ese momento de disfrute y que cada vez esté mejor, pero a la vez tiene que estar muy conectada con una misma para respetar lo que a una le gusta. Entonces es algo que se genera desde la energía que propongo, lo que los demás reciben y ese nuevo feedback que a mí me llega sobre lo que al otro le está pasando. Esa retroalimentación está buenísima, es un momento súper lindo y de disfrute pleno.

–Este año la rompiste en Londres, ¿esperabas semejante éxito en un mercado nuevo para vos?

–Lo que viví con el público de afuera fue increíble. En los festivales del Reino Unido fue muy tremendo ver la respuesta positiva de la gente que no conocía mi trabajo. Tocar ante tantas personas en un main stage y sentir que todos recibían lo que estaba poniendo, que les encantaban los temas y los bailaban, fue algo totalmente inesperado.

–Es tu segunda temporada tocando en Ibiza, ¿cómo fue la experiencia?

–En Ibiza me pasó algo muy loco, porque después de mi primera temporada allá, en 2015, este año volví muy fiel a mi estilo, el disco, y fue muy importante mantener mi propuesta en un lugar donde se consume más deep house. Pese a eso, sentí que todos me recibieron muy bien, y no sólo eso, sino que les parecía súper copado que una mina joven se jugara por una propuesta distinta. Eso me abrió un montón de puertas, muchas más de lo que imaginé.

–¿Qué diferencias encontraste entre el público local y el europeo?

–Afuera me encontré con gente que iba a buscar un estilo específico de música y luego se entusiasmaba con mi propuesta con una calidez increíble que nunca pensé recibir. Por ahí esa es un poco la diferencia con la escena local: si acá vas a un festival a escuchar un determinado tipo de música y te ponen algo completamente diferente, en general te vas. El público acá es muy selectivo, en cambio afuera están más abiertos a las diferencias. Son culturas diferentes en un montón de sentidos, y eso es lo lindo de poder viajar y vivir diferentes experiencias en cada país.

Agradecimientos: Mila Kartei y lentes Vulk